31 de diciembre de 2014

Enferma de ébola en Reino Unido recibe plasma de un superviviente

Enferma de ébola en Reino Unido recibe plasma de un superviviente
STRINGER . / REUTERS

LONDRES, 31 Dic. (Reuters/EP) -

Una enfermera británica diagnosticada con ébola esta semana está recibiendo tratamiento con plasma sanguíneo de un superviviente del virus y con un medicamento antiviral experimental, ha informado este miércoles el hospital de Londres en el que está internada.

Pauline Cafferkey, una trabajadora sanitaria que regresó de un centro de ébola en Sierra Leona el domingo, se ha convertido en la primera persona en ser diagnosticada con el virus en el territorio británico.

"Hemos decidido tratarla con dos cosas, la primera de ellas es plasma convalesciente, lo que significa un producto tomado de la sangre de otro paciente que se ha recuperado del ébola", ha explicado el doctor Michael Jacobs, del hospital Royal Free de Londres.

El plasma, que contendría anticuerpos para ayudar a combatir la enfermedad, ha sido elegido de un muestrario a nivel europeo, donado por supervivientes de la enfermedad, ha precisado a la prensa, sin querer identificar al donante.

"La segunda cosa que le estamos dando es un medicamento antiviral, es un medicamento experimental", ha precisado Jacobs. "Es muy consciente de que se trata de un tratamiento experimental", ha subrayado.

Jacobs ha indicado que no había suministros disponibles del medicamento ZMapp, que ya fue usado por el centro para tratar con éxito a un paciente William Pooley, que fue diagnosticado fuera del país y trasladado para recibir tratamiento hace unos meses.

El médico no ha querido revelar el medicamento experimental que se está usando con Cafferkey pero sí ha aclarado que ya se ha empleado para tratar a otros pacientes con ébola, así como otras enfermedades.

Jacobs ha dicho que aunque Cafferkey se siente enferma, está todo lo bien que se puede esperar para una fase inicial de la enfermedad. Asimismo, ha hecho hincapié en lo impredecible del ébola y ha indicado que el hospital espera tener una idea más clara de sus progresos en una semana. La paciente se sienta, puede leer y ha comido un poco y ha recibido la visita de su familia, que se ha comunicado con ella por un intercomunicador.