1 de marzo de 2016

El EPL, la guerrilla colombiana que firmó la paz hace 25 años

El EPL, la guerrilla colombiana que firmó la paz hace 25 años
FUNDACIÓN CULTURA DEMOCRÁTICA/CNDH

BOGOTÁ, 1 Mar. (Notimérica) -

Colombia recuerda este martes que el Ejército Popular de Liberación (EPL), que llegó a ser la tercera guerrilla con más poder en Colombia, dejó las armas hace 25 años tras firmar un acuerdo con el Gobierno del entonces presidente César Gaviria.

A unas semanas de que se acerque la fecha límite para firmar el acuerdo final de paz acordada por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el país recuerda que el 1 de marzo de 1991, 2.000 combatientes de este grupo dejaron las armas en la mayor desmovilización de guerrilleros en la historia del país.

A los integrantes de los frentes del EPL los acompañaron en el pacto de paz los más de 6.400 dirigentes y militantes políticos clandestinos de este proyecto insurgente que simultáneamente pasaron a la vida legal.

Sin embargo, un reducto de unos 150 guerrilleros encabezados por Francisco Caraballo --posteriormente capturado-- siguió operando en Catatumbo hasta la fecha.

El EPL era la 'estructura militar' del Partido Comunista Marxista Leninista Maoísta, convencido de que las armas ayudarían a modificar un escenario político que consideraban injusto, argumento compartido por otros grupos insurgentes de la época.

El acuerdo final entre el Gobierno Nacional y el EPL fue firmado por su máximo líder, Bernardo Gutiérrez, y por el entonces ministro de Gobierno, Humberto de la Calle, el mismo que hoy se encuentra al frente de la delegación oficial en los diálogos de paz con las FARC en La Habana (Cuba).

El proceso de reintegración, que avanzó con enormes dificultades, se basó en que una parte del grupo se constituyó como 'Esperanza, Paz y Libertad', convirtiendo el proyecto armado en proyecto legal, y otra parte participó en la conformación de la Alianza Democrática M-19.

En la zona de Urabá, región histórica para el EPL, el grupo Esperanza, Paz y Libertad consiguió bastantes éxitos y mantuvo el contacto con las clases populares, pero se crearon relaciones enfrentadas entre los reinsertados y las FARC, en un contexto en el que se produjo el aumento significativo del paramilitarismo.

El movimiento Esperanza, Paz y Libertad pasó a ser el objetivo de grupos extremistas que acabaron con la vida de al menos 600 de sus integrantes, entre ellos 300 exguerrilleros.

El EPL se reduce hoy únicamente a Catatumbo. En 2013 contaba con aproximadamente 200 combatientes, una cifra que podría haberse visto reducida en 2015 con el abatimiento de su último comandante: Victor Navarro, alias 'Megateo', quien lideraba el negocio del narcotráfico en la zona del influencia del EPL esta región.

Según el Centro de Memoria Histórica de Colombia, la firma del acuerdo de paz, hace 25 años, "brinda un legado al país de experiencias exitosas de construcción de paz, participación en política y reintegración a la vida civil de excombatientes en numerosos departamentos del país".