26 de septiembre de 2014

El error informático Bash pone en duda la privacidad de algunos usuarios

El error informático Bash pone en duda la privacidad de algunos usuarios
EUROPA PRESS

MADRID, 26 Sep. (Notimérica/EP) -

   Un gerente de informática francés que trabaja para un fabricante en Escocia, Stéphane Chazelas, ha descubierto el error informático 'Bash', también conocido como 'Shellshock', un fallo en el software Linux Bash cuya función es interpretar órdenes y comandos, que consisten a su vez en la interfaz del usuario tradicional --conexión física y funcional entre dos sistemas o dispositivos con una comunicación entre distintos niveles-- con algunos sistemas operativos y podría ser peor que Heartbleed.

   El experto en ciberseguridad Robert Graham ha asegurado que se trata de un fallo mayor incluso que Heartbleed --con él los hackers entraron en la red de un hospital y robaron 4,5 millones de registros de pacientes y números de la Seguridad Social--, debido a que "interactúa con otro software de maneras inesperadas" y, asimismo, "el software interactúa con la coraza de seguridad del sistema operativo en un gran porcentaje y no es posible catalogar todo el software vulnerable al error Bash", según ha publicado el portal CNET.

   Se trata de un fallo en el sistema mediante el que los dispositivos se comunican con Internet y a través de él los hackers podrían insertar códigos nuevos en Bash y modificar datos, borrarlos o incluso cambiar claves en los dispositivos que carezcan de parches de seguridad, más allá del robo de datos que propició el error Heartbleed, según ha informado CNN.

   Este fallo es un riesgo generalizado, y supone una falta de seguridad en la privacidad para todos, incluidas las instituciones públicas, y más especialmente si se tienen dispositivos y electrodomésticos inteligentes con conexión a Internet que dispongan de elementos como las bombillas inteligentes u otros aparatos que se pueden controlar fácilmente mediante los smartphones o tienen sincronización con los mismos.

   La compañía de software libre Red Hat ha asegurado que este problema "afecta a todo dispositivo que use el sistema operativo Linux", así como a ordenadores Mac de Apple y algunos productos de Windows y del Negocio Internacional de Máquinas (IBM, por sus siglas en inglés). Por otra parte, un vocero de la compañía estadounidense Google ha asegurado que las máquinas cuyo sistema operativo sea Android no tienen nada que temer, aunque tiene intención de lanzar parches de seguridad para que los usuarios tengan sus datos más protegidos.