30 de julio de 2007

España.- El 68% de los inmigrantes latinoamericanos en el Bajo Llobregat desconocen que en Cataluña se habla catalán

BARCELONA 30 (EUROPA PRESS)

El 68% de los latinoamericanos que residen en el Bajo Llobregat llegaron a Cataluña sin saber que se hablaba catalán. Así se desprende de un estudio realizado por el Centro de Información para Trabajadores Extranjeros (CITE) del sindicato CC.OO., que se ha realizado basado en entrevistas a una cincuentena de personas.

El estudio también explica que el 88% de los inmigrantes pasan entre dos y tres años en la economía sumergida antes de tener un contrato laboral y que el 46% reclama el derecho a votar.

El estudio ha sido realizado por Madeleine Ahumada, colaboradora del CITE y originaria de Colombia. "El objetivo era acercarnos a los inmigrantes como personas, para conocer sus reflexiones, sus preocupaciones y su visión de la realidad en el Bajo Llobregat", explicó hoy Toni Mora, responsable del CITE.

El estudio explica que los inmigrantes "quieren ganarse el respeto con trabajo y su rol social en este país haciendo las cosas bien. Son conscientes de la importancia de aprender y respetar la cultura y costumbres del país que los acoge".

En cuanto a las motivaciones para emigrar, los motivos económicas y la presencia de amigos o familiares en el extranjero son las principales razones que manifiestan. "Se produce un fenómeno curioso que es que en sus países de origen tienen una visión de España como de un paraíso; luego vienen y se dan cuenta de que la realidad es muy cruda pero, cuando visitan su país, sólo explican las cosas buenas y no las dificultades que se encuentran", según Toni Mora.

El estudio explica que el 68% de los latinoamericanos encuestados no sabían antes de llegar a Cataluña que se hablaba otro idioma diferente del castellano. Tan sólo el 38% se ha inscrito a un curso de catalán para aprenderlo, pero la mitad lo han abandonado por falta de tiempo. Aún así, "reconocen que incentivan a sus hijos para que aprendan el catalán en la escuela", según la autora del estudio.

La mayoría de los inmigrantes expresan su malestar por la "lentitud" de los trámites de documentación para conseguir los permisos de residencia y trabajo, por lo que muchos se ven abocados a la economía sumergida. El 88% de los encuestados reconoce que ha trabajado en la economía sumergida durante dos o tres años hasta conseguir una oferta laboral.

"Lamentablemente, muchos inmigrantes tienen interiorizado que es normal trabajar en negro", afirmó Toni Mora, que denunció que "en sectores como el servicio doméstico hay muchos que se aprovechan no sólo de los inmigrantes sino también de los autóctonos con estas prácticas de economía sumergida".

Respecto a su integración como ciudadanos en la sociedad catalana, la mitad de los inmigrantes afirman que nunca se han sentido discriminados, mientras que el resto han sufrido la discriminación en su persona o en la de sus familiares.

El 31% de los encuestados afirma que se siente ciudadano de España, asociando la ciudadanía al poder trabajar sin problemas, tener acceso a la salud y a préstamos de vivienda. Por su parte, el 46% reclama poder votar para dejar de ser vistos sólo como una fuerza de trabajo y poder participar en la sociedad.

El estudio del CITE de CCOO se ha realizado en base a 50 entrevistas a inmigrantes que llevan entre seis meses y siete años viviendo en Castelldefels, Cornellà de Llobregat, El Prat de Llobregat y Martorell. Respecto al lugar de procedencia, la mayoría son ecuatorianos, colombianos, chilenos y peruanos.