26 de febrero de 2007

España/Argenina.- País Vasco y Argentina buscan a los más de 300.000 vascos desaparecidos durante la dictadura de Videla

El Ejecutivo autónomo destinará 216.000 euros a subvencionar estos trabajos de investigación

BUENOS AIRES, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Gobierno vasco tratará de localizar, junto al argentino, a las más de 30.000 personas desaparecidas durante la dictadura militar en el país sudamericano entre 1976 y 1983 --la mayor parte, bajo la presidencia del comandante Jorge Rafael Videla--, y de las que, en principio, más de 300 serían vascas.

El consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, Javier Madrazo, firmó hoy en Buenos Aires, con el secretario de derechos humanos del Ministerio de Justicia de Argentina, Eduardo Luis Duhalde, un convenio de colaboración por el que el Departamento destinará 216.000 euros a ayudar a la búsqueda de estas personas, "víctimas del terrorismo de Estado" en Argentina.

En una rueda de prensa celebrada tras la firma del protocolo, Eduardo Luis Duhalde cifró en más de 300 los vascos que desaparecieron en esa época, aunque consideró que esta cifra aumentará a medida que avancen las investigaciones. "Aspiramos a que, a través de trabajos como el que hoy comenzamos con los representantes del Gobierno vasco en distintas comunidades y sectores de la realidad argentina, nos permita conocer cuál es la dimensión real de ese aniquilamiento a descendientes o ciudadanos vascos", destacó.

Además, consideró que se trata de "una lista inacabada, incompleta, y dijo que, detrás de cada nombre de un detenido-desaparecido "hay un luchador social, un político o un intelectual". Para Duhalde, el convenio no es "un gesto político ni simbólico, sino un trabajo que exige el esfuerzo cotidiano" y que permitirá recuperar "la memoria histórica y esclarecer la verdad".

Después de que Duhalde mostrara su agradecimiento a Madrazo, el consejero de Vivienda y Asuntos Sociales destacó que el Gobierno y la sociedad vasca tienen "una deuda contraída con las personas de origen vasco que fueron torturadas, desaparecidas, como consecuencia de la dictadura militar".

Durante su intervención, recordó que fueron familias que, en muchos casos, huyeron de la dictadura franquista en España para encontrarse en Argentina con otra dictadura y perdieron, en muchos casos, a sus hijos y a sus nietos. "Les debemos un trabajo en favor e la recuperación de la memoria, la verdad y al justicia. Este protocolo sienta las bases para recuperar la memoria de todas las personas de origen vasco que fueron torturadas, desaparecidas y asesinadas", apuntó.

En este línea, expresó su convencimiento que, desde la colaboración entre los Gobierno vasco y argentino "será posible reconocer la historia de tantas personas. Estamos haciendo historia porque aspiramos a escribirla", añadió.

El protocolo suscrito esta mañana entre Madrazo y Duhalde, que es también presidente de del Archivo Nacional de la Memoria, recuerda que la dictadura argentina "impuso el terrorismo de Estado" y, de esta forma, cometió "sistemáticos y aberrantes" delitos contra la humanidad. En este sentido, recuerda que, entre los desaparecidos, se encuentran "personas de origen vasco, víctimas "de la violación continua de sus derechos humanos, en ocasiones con resultado de muerte, apropiación de bebés y desapariciones".

El Ejecutivo autónomo pretende "posibilitar un mejor conocimiento de las circunstancias que se vivieron en aquella etapa los hechos, las víctimas, los autores de los crímenes cometidos", y considera que "el número final podría superar el conocido hasta la fecha".

El convenio nace con el objetivo de institucionalizar "el compromiso compartido de trabajar conjuntamente" entre el Gobierno vasco y el argentino para lograr "la recuperación histórica de aquellas personas que padecieron la represión de la dictadura militar" en este país.

Por ello, el Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales ayudará a Argentina "en el camino emprendido" localizar a las personas de origen vasco víctimas "de la represión ilegal, que fueron detenidas", en los años de la dictadura, "por razones políticas y posteriormente liberadas, muertas o desaparecidas".

Con esta iniciativa, se marca como objetivo cooperar en la investigación del destino de estas personas y de cuál fue su recorrido a partir del momento de su secuestro y colaborará en la creación de un Registro Biográfico con toda la información averiguada para que pueda ser conocida por las personas afectadas, sus familias y círculo allegados, así como por el conjunto de las ciudadanías vasca y argentina

Entre otras medidas que recoge el convenio de colaboración, se encuentran la creación de un Banco Genético para poder identificar el mayor número posible de restos humanos correspondientes a personas de origen vasco que permanezcan en condición de desaparecidas y la constitución de un Archivo Fotográfico, que recoja la imagen de las víctimas, la historia de aquel período y todos los aspectos que deban ser recordados en el futuro para evitar que hechos como éstos se repitan.

El protocolo apoyará, además, la recuperación, restauración y clasificación del material de CONADEP y los archivos de la Secretaría de Medios de Presidencia a fin de impulsar la creación de un Centro de Documentación n del Centro permita a estudiantes y académicos el acceso al conocimiento profundo de la historia contemporánea. Por último, impulsará, a través de la Dirección de Cooperación al Desarrollo, acciones concretas que permitan conocer el destino de aquellas niñas y niños que, en base a testimonios y presunciones, pudieron nacer en el período de cautiverio de su madre o bien desaparecieron con ocasión de la detención de sus progenitores. En este capítulo se incluirán todos aquellos supuestos en los que bien el padre o la madre, o ambos, tuvieran origen vasco

El documento firmado hoy recoge la preocupación del Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales por "el dolor y sufrimiento" padecidos por las personas que han sido víctimas de regímenes dictatoriales, y recuerda que, por ello, aprobó en 2002 un decreto para compensar a quienes fueron privados de libertad durante el franquismo, posteriormente ratificado en 2006, con la inclusión también a las personas que integraron los Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores.

Además, el convenio subraya el importante número de personas nacidas en Euskadi que tuvieron que emigrar para salvar sus vidas tras el alzamiento franquista y "el apoyo y solidaridad" que encontraron en el pueblo argentino. El Gobierno vasco considera, ahora "un deber ético" colaborar con el Estado argentino en la recuperación de los archivos históricos que puedan aportar datos que permitan "la reconstrucción de la Memoria" a las víctimas de la dictadura franquista.

En el marco de esta visita a Argentina, que Javier Madrazo comenzó el pasado domingo, en la que también participan el director de Cooperación al Desarrollo del Gobierno vasco, Igor Irigoyen, la delegación de la Consejería de Asuntos Sociales mantendrá un encuentro con familiares de personas desaparecidas y visitará la Escuela de Mecánica de la Armada.

Además, el consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco y el presidente de la Fundación "Servicio de Paz y Justicia" (SERPAJ-AR), Adolfo Pérez Esquivel, firmarán un convenio que tiene como objetivos promover los valores de paz, de justicia y de no violencia activa y contribuir al fortalecimiento del movimiento latinoamericano y mundial por la paz, basado en los principios de participación, horizontalidad, equidad, solidaridad y corresponsabilidad.

Posteriormente, Madrazo se reunió con familiares de desaparecidos, que le transmitieron su agradecimiento y la necesidad de que se conozca la verdad "porque la herida nos sigue sangrando".