10 de abril de 2007

España/Argentina.- El argentino Daniel Veronese trae a Madrid el montaje 'Mujeres soñaron caballos'

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El argentino Daniel Veronese, fundador de la compañía Periférico de Objetos, estrena el próximo jueves en la sala Francisco Nieva del Teatro Valle Inclán del Centro Dramático Nacional (CDN), el montaje 'Mujeres soñaron caballos', escrita y dirigida por él mismo y estrenada hace seis años en su país.

Blanca Portillo, María Figueras, Ginés García Millán, Celso Bugallo, Andrés Herrera y Susi Sánchez conforman ahora el nuevo elenco de esta función, que estará en la cartelera madrileña hasta el próximo 3 de junio, y en la que Veronese aborda "diferentes tipos de violencia expresados a través de personajes muy reconocibles", según explicó ayer el autor y director de escena.

"La escribí pensando en los periodos negros de la dictadura militar en Argentina y quise preguntarme cómo respondería yo ante una situación como ésta. Me intrigaba el perfil de quien resiste pero en algún momento descubre la forma de devolver la violencia que recibe", argumentó Veronese afirmando que, a pesar de estar inspirada en estos hechos, la obra "puede proyectarse a la vida de cualquier país y al seno de familias de hoy".

TRABAJO ACTORAL

El director señaló que la puesta en escena de esta obra, que ahora se estrena en Madrid, es "idéntica" a la que realizó en Argentina y añadió que con este trabajo ha empezado a desarrollar más "la parte actoral, prescindiendo de elementos escenográficos grandilocuentes".

Para Veronese el texto "es un pretexto para crear un acontecimiento teatral" y , en este sentido, confesó no sentir ningún miramiento en "asesinar al autor" de las obras que dirige, incluido él mismo. "A veces cometemos el error de querer defender textos muy hermosos, pero esto no los convierte en teatrales", señaló.

"Lo que pretendo es generar una ilusión y cambiar el estado del espectador, sabotear sus expectativas", indicó. "Creo que el teatro es de los pocos momentos que quedan de comunicación social y por eso es preciso movilizar el imaginario", agregó. "Como artistas que somos debemos encontrar una mirada atravesada a la convencional", dijo.

CALIDAD POÉTICA

Blanca Portillo confesó su "absoluto enamoramiento" de esta función cuando la vio en Buenos Aires. "Había algo sorprendente en el trabajo de los actores. Era difícil saber si lo que pasaba en el escenario era de verdad o era teatro", declaró.

La actriz, que desde ese momento se ofreció a Veronese para formar parte del proyecto cuando se llevara a escena en España, elogió la forma de trabajar del director de escena, "cargándose todas las normas dramatúrgicas a las que estamos acostumbrados, lo que confiere a este texto en concreto, una calidad poética que no había visto en mucho tiempo", reconoció.

En su opinión, Daniel Veronese es un director "amoroso y cuidadoso con los actores, que trabaja desde lugares que otros no plantean". En esta obra todo el elenco ha llevado a cabo "un viaje emocional en el que han puesto en funcionamiento todos sus recursos actorales".

Asimismo, Portillo aludió al pequeño espacio de apenas 5 metros cuadrados que configura el espacio escénico y en donde la proximidad del público es un handicap. "Estoy cada vez más convencida de que el teatro que me interesa está alejado de los macroespacios. Lo esencial es que el actor se despoje de todo lo superfluo y que el texto llegue al hipotálamo del espectador y le haga salir transformado", dijo la actriz. "Aquí el público no se escapa ni con alas. El hecho de escuchar hasta la respiración de los actores es una forma muy directa de taladrar al espectador", apostilló.

Coincidió con ella Ginés García Millán para quien 'Mujeres soñaron caballo' es un "regalo" y obliga a todo el elenco "a trabajar con las vísceras". "Es un texto hermoso y muy difícil y hay al final de la función un dolor muy especial que nos hace sentirnos actores vivos", concluyó.