29 de marzo de 2007

España/Argentina.- Familia de modelos argentinas encarceladas por narcotráfico reclama su liberación ante el consulado

BARCELONA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una decena de familiares y amigos de las dos modelos argentinas encarceladas desde hace cinco meses en la prisión de Wad-Ras de Barcelona por narcotráfico, Jessica Almada y Maria Belén Téllez, se concentraron hoy ante el consulado argentino en la capital catalana para reclamar la liberación de las dos jóvenes, de las que aseguran que son inocentes.

El padre de Maria Belén, Francisco Téllez, explicó a Europa Press que acude dos veces a la semana al consulado, pero se mostró desanimado, porque "la respuesta del cónsul siempre es la misma", ya que "dicen que hacen gestiones, pero tengo miedo de que lo que estén haciendo no esté bien, porque no hay adelantos".

Téllez y su esposa, Claudia, han ido a ver a la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de El Prat de Llobregat, que instruye el caso y acuden cada fin de semana a visitar a su hija a la prisión de Wad-Ras. Según Téllez, Belén está "cada vez peor" y "cada día que pasa es otra piedra en la mochila", a pesar de que las expectativas de cara a la vista judicial del próximo 11 de abril son "mejores".

La familia de Belén llegó a finales de enero a Barcelona para seguir de cerca el proceso que se sigue contra su hija, Maria Belén, de 21 años, y su compañera, Jessica Almada, de 19, acusadas de narcotráfico después de que la Guardia Civil encontrara en sus maletas 17 kilos de cocaína. La madre de Jessica también está en Barcelona, tras una colecta popular para pagar el billete.

Las dos modelos aterrizaron el pasado 29 de octubre en el aeropuerto de Barcelona junto con su representante, Alejandro Panno, también argentino, de 42 años, con el que habían firmado un contrato para realizar una sesión fotográfica en la capital catalana, como habían hecho en una ocasión anterior.

Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, sus maletas, como todas las que proceden de países productores de sustancias estupefacientes, pasaron por un control de infrarrojos y fueron olfateadas por perros adiestrados, que detectaron la presencia de drogas en el equipaje.

El examen posterior de las maletas demostró que en el doble fondo de cuatro de ellas había 17,20 kilos de cocaína, por lo que, siguiendo el procedimiento habitual, se devolvió las maletas a la cinta para observar quién las cogía y, de este modo, averiguar a quién pertenecían.

Según las fuentes consultadas, las jóvenes cogieron las maletas de la cinta, por lo que fueron detenidas al pasar el marco de aduanas. En el interior encontraron, además de la droga, ropa sólo de chica y de la talla de las modelos, motivo por el que fueron detenidas, aunque Panno reconoció desde el principio que la droga era suya.