28 de febrero de 2007

España/Argentina.-Julio Bocca asegura que se retira "feliz" porque ama "estar bailando sobre el escenario, no caminando"

El artista argentino actúa mañana por primera y última vez en Valencia con su espectáculo de despedida, 'Adiós hermano cruel'

VALENCIA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El bailarín argentino Julio Bocca (Buenos Aires) aseguró hoy en Valencia, donde mañana actuará por primera y última vez con el espectáculo 'Adiós hermano cruel', con el que se despide de los escenarios, que cada vez está "más seguro y feliz" de la decisión de retirarse porque "aunque sigo amando bailar, me gusta estar bailando sobre el escenario, no caminando".

El artista expresó además su satisfacción por poder actuar en su última gira por España en el Palacio de Congresos de Valencia, una ciudad "donde siempre intentamos venir pero nunca se concretó nada". "Se ve que no me quieren mucho aquí", bromeó Bocca, que resaltó que esta representación supone "un desafío porque es un lugar nuevo y un público nuevo". "Hasta el último momento pretendo ir más allá y no quedarme con lo cómodo", aseguró.

El célebre bailarín argentino presentará a partir de las 20.30 horas en el Palacio de Congresos el montaje 'Adiós hermano cruel', basad en la obra de teatro de John Ford originalmente titulada 'Lástima que sea una puta' pero que en su versión coreográfica ha adoptado el título de al versión cinematográfica italiana. Se trata de un ballet "muy dramático" en dos actos con guión de Elio Marchi. La música es de Lito Vitale y la coreografía, que utiliza un lenguaje "más contemporáneo" pero con algún guiño a la tradición ya que Bocca sabe que "mi público es sobre todo clásico", de Ana María Stekelmann.

El elenco artístico forma parte del Ballet Argentino, que dirige Bocca desde 1997, con Cecilia Figaredo como protagonista. El bailarín explicó que eligió esta pieza porque "es una historia que podría ser real hoy, de al lucha del amor frente a la política, la religión y la familia". Además, "me daba la oportunidad de hacer un ballet completo, algo que sólo había realizado una vez antes en España, en Madrid con el American Ballet, y mostrar mi faceta más artística, la de crear un personaje y contar una historia", argumentó.

Julio Bocca confesó que se siente "muy bien y feliz" pensando que el próximo mes de diciembre actuará por última vez en público en la popular plaza del Obelisco de Buenos Aires. El intérprete admitió que está "cansado" y que en su decisión de dejar la práctica de la danza "ha primado sobre todo la cabeza" aunque agregó que "físicamente también lo noto" y recordó al respecto que se ha sometido a siete operaciones. Matizó que el cansancio "no lo siento sobre el escenario porque amo bailar" sino que se debe más bien al "entorno, los entrenamientos, las entrevistas.. y todo el contexto", dijo.

Bocca consideró además que los 40 años, que cumplirá el próximo martes, 6 de marzo, es una "fecha límite" porque marca el fin de la "mejor etapa técnica y físicamente" pero aún "se es joven para disfrutar de la vida y hacer cosas como estar más en casa con mi familia y los amigos". Asimismo, señaló que "siempre he intentado presentar cosas buenas y mejores y esto supone un desgaste".

Por estas razones, el artista bonaerense fue tajante a la hora de declarar que no va volver a los escenarios puesto que, aunque "no sé lo que va a pasar mañana", la decisión de dejarlos "la llevo pensando mucho tiempo". Además, "tengo una compañía, una escuela y una fundación", recordó Bocca, que hizo notar que "no sólo he hecho mi carrera personal sino que he armado una base para en la retirada no estar viviendo de mis recuerdos sino del presente".

Sobre sus proyectos de futuro comentó que "no sirvo para coreografías, no lo siento" y agregó que "prefiero dirigir un espectáculo o producirlo, incorporar ideas nuevas y trabajar con gente profesional". "Esto es sobre todo a lo que me voy a dedicar pero por ahora nada de nada", subrayó Bocca, que aseguró que tras su última actuación volverá al trabajo "cuando mi cabeza y mi corazón lo dicte". "No quiero tener un compromiso", resaltó.

Para descansar de su extensa trayectoria --Bocca comenzó a trabajar a los 4 años y desde entonces tiene una semana de vacaciones al año-- "una de las primeras cosas que voy a hacer es un viaje de un mes por la Antártida para conectarme con la nada", relató.

RESPETO Y CARIÑO

Además, Bocca afirmó que se retira feliz porque "una de las cosas de las que estoy más orgulloso es de haber conseguido el respeto y el cariño de la gente que en esta época es lo más difícil" porque, según opinó, "el respeto es algo que se ha perdido".

Interrogado por los que considera los mayores hitos de su carrera, contestó que no "puedo quedarme con una única cosa porque todo ha sido realmente maravilloso". No obstante, se mostró especialmente contento de "haber conseguido que en Argentina el ballet fuera popular, ser primera figura del American Ballet a los 19 años o haber compartido escenario y mesa con los más grandes y haber contado con su ejemplo para superarme". "Que Nureyev venga a felicitarte al camerino después de una actuación es algo que nunca soñé de niño", dijo. También ha habido "otros incentivos", entre los que citó haber participado en n un musical en Broadway o haber rodado la película 'Tango' con Carlos Saura.

En estas más de dos décadas de actividad, Bocca ha observado "muchos cambios en la danza". En este sentido, aludió a la "mayor comodidad y cuidados" que hoy reciben los bailarines y al incremento de posibilidades para montar espectáculos. También manifestó que "los bailarines de ahora tienen mucha más técnica y potencial; antes uno hacía diez giros y ahora es el mínimo y lo hacen todos", aseguró.

A pesar de su larga carrera, Bocca no tiene la sensación de haber perdido su adolescencia porque, "aunque asumía responsabilidades que no tenían otros jóvenes, fue mi elección, nadie me obligó y hacía lo que me gustaba y tenía éxito". El único pero del que el artista dijo arrepentirse es no haber cursado la educación secundaria "aunque también he aprendido de los viajes, viviendo", aseveró.