24 de abril de 2006

España/Argentina.- Julio Bocca: "Quiero terminar mi carrera bailando y no caminando por el escenario"

El bailarín no descarta ejercer de actor más adelante, pero primero prefiere "disfrutar" del retiro

BARCELONA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El bailarín argentino Julio Bocca, que ha anunciado su despedida definitiva para diciembre de 2007, aseguró hoy en Barcelona que después de 25 años quiere terminar su carrera "bailando y no caminando por el escenario".

Bocca, que recalcó que prefiere retirarse "a tiempo", tiene prevista su última actuación el 21 de diciembre de 2007 en Buenos Aires, cuando ya habrá cumplido los 40 años, "la edad justa para un bailarín". El bailarín, que debutó como profesional a los 14 años, celebrará este adiós con una "gran fiesta gratuita al aire libre", pero todavía desconoce qué repertorio interpretará.

Antes de su despedida de los teatros barceloneses, el bailarín actuará en el Liceu del 2 al 6 de agosto en la que será su tercera actuación en el coliseo lírico.

Julio Bocca, que pisará por primera vez el Liceu acompañado del Ballet Argentino, ha preparado para la ocasión un programa compuesto por cuatro obras, el clásico paso a dos de 'El Quijote' --"hay un público que siempre reclama esta pieza"--, 'Adaggieto', 'El lago encantado', una comedia sobre 'El lago de los cisnes' con música y textos de Les Luthiers, y 'El hombre de la corbata roja', una obra multimedia sobre la obsesión, el amor y la muerte.

Bocca destacó sobre todo 'El lago encantado', una obra que estrenó en Argentina "con mucho éxito" el pasado mes octubre y que confía que en Barcelona levante las mismas pasiones, aunque admitió que "no sé como resultarán aquí los chistes".

Tras su paso por Barcelona, el bailarín proseguirá con una gira por España que le llevará por Palma de Mallorca, Gijón y Murcia, entre otras localidades, para finalizar en febrero de 2007 en el Teatro Albéniz de Madrid con 'Adiós hermano cruel'.

Esta obra es una adaptación libre de la película dirigida en los años 70 por Giuseppe Patroni Griffi basada a su vez en 'Lástima que sea una puta' del autor John Ford, contemporáneo a Shakespeare. Bocca regresará a Madrid para el Festival de Verano, donde se producirá la despedida definitiva del público español.

El bailarín argentino, que ha sufrido siete intervenciones quirúrgicas, lamentó retirarse de la danza sin realizar un baile completo en España, país en el que a su juicio "no vienen grandes compañías" como el Royal Ballet o el American Ballet. Bocca aseguró que le da "lástima" que teatros como el Liceu o el Real "no tengan una compañía de danza clásica" a pesar de que España "siempre haya dado bailarines".

En su opinión, la danza clásica quedará "muy limitada a los pocos teatros que lo puedan pagar" y lamentó que en la actualidad "no haya coreógrafos ni bailarines con personalidad, que busquen más allá", aunque admitió que buena parte de culpa la tienen las escuelas.

Una vez retirado de los escenarios, Julio Bocca, que puso en duda la continuidad de la compañía en su ausencia, garantizó que a diferencia de otros artistas "no regresará" a a danza porque "me cuesta mucho mantener la forma" y, además, "tengo ganas de hacer otras cosas".

El artista, que descartó dedicarse a la coreografía --"no tengo imaginación"-- no cerró la posibilidad de ejercer de actor, aunque "durante un tiempo quiero disfrutar". "Tengo la sensación de que he hecho todo lo más grande", concluyó.