12 de mayo de 2006

España/Argentina.- 'Quino', autor de Mafalda, dice que su trabajo es "hacer reír pensando"

GIJÓN, 12 May. (EUROPA PRESS) -

Joaquín Salvador Lavado "Quino", aseguró hoy en un encuentro con periodistas en el Antiguo Instituto de Gijón, en el marco del 'VIII Salón del Libro Iberoamericano', que su objetivo es "hacer reír pensando"."Dibujo como puedo, no como quiero", añadió el humorista gráfico, quien se definió como "un escritor que dibuja" que es "realista, no pesimista".

Para el dibujante, el éxito de que Mafalda, con la que dice compartir el mismo sentido del humor, se haya entendido en todo el mundo, reside en que "pocas tiras se preocupan por el ambiente", la decoración de la casas, los lugares. Quino reconoció que le costó "mucho conseguir un estilo" para poder definir a todos los personajes y cada escenario.

El autor apuntó que cuando se enteró de que en China habían hecho un libro pirata de Mafalda desconocía cómo era posible que se entendiera allí su personaje, pero que al ver después unas películas chinas descubrió que "los problemas son siempre los mismos en todos los lugares".

Según él, trata de hacer que "una página mía se entienda siempre" para que nadie se pregunte años después "que quise decir". No obstante, le sorprende la vigencia de Mafalda hoy en día.

Para él, su obra tiene mucho que ver con el cine, aunque lamentó que éste último haya caído en "la violencia y los efectos especiales". En este sentido, se quejó de que se realicen demasiados remakes y que no haya ideas nuevas hoy en día. Por el contrario, se confesó admirador de Picasso porque "no se repite", al contrario de Botero, aunque le guste también su obra.

Destacó que desde niño se sintió atraído por el humor gráfico y que admiraba a algunos dibujantes que ahora son sus colegas de profesión. Además, explicó que cuando era joven tenía "5.000 ideas que con el paso del tiempo se quedaron en cinco", y que su trabajo gira con las variantes de esas cinco ideas.

Comenzó con 22 años a dibujar pero sería a la edad de 33 cuando crearía el personaje de Mafalda. La dibujó durante 11 años, pero no quería hacer siempre lo mismo, por lo que abandonó al personaje. Al principio, hacía "chistes mudos", para lo que se inspiró en personajes como Charles Chaplin y se forzaba a ver películas sin sonido, lo que ayudó a hacerse entender.

El humorista gráfico recordó que su infancia estuvo muy politizada ya que en su casa había discusiones "terribles" sobre política.

Además, le tocó vivir la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, a las que "conoció" de cerca de través del cine. El dibujante apuntó que con 8 años "iba solo al cine". Asimismo, señaló que descubrió el nazismo a través de documentales y todavía hoy sigue "teniendo pesadillas". En este punto, comparó la música de Wagner, especialmente "El anillo del Nibelungo", con la política de George Bush y auspició que China desplazaría a EEUU antes de fin de siglo.

Sobre las caricaturas de Mahoma afirmó que él "hubiera sido más cuidadoso" y agregó que durante su carrera de dibujante trató de ser "respetuoso" pero "no debí lograrlo" dado las muchas cartas que recibió de gente ofendida, sobre todo en temas referidos a la religión. Ante la pregunta de si le hubiera gustado recibir el premio Príncipe de Asturias, contestó que no, por entender que le hubiera acarreado más problemas que placer.