21 de junio de 2006

España.- Audiencia de Valladolid juzga hoy al destinatario de un paquete con 108 gramos de cocaina enviado de Colombia

El Ministerio Fiscal solicita para el acusado una pena de 7 años de cárcel

VALLADOLID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Valladolid solicita una pena de 7 años de cárcel para José Ignacio S.M. como presunto autor de un delito contra la salud pública cometido en octubre de 1998 cuando, supuestamente, abrió un apartado de correos en la capital vallisoletana con la finalidad de recibir un paquete con 108 kilogramos de cocaína procedente de Colombia.

En su escrito de calificación provisional, la acusación pública aplica al procesado la agravante de reincidencia, ya que cuenta en su haber con dos sentencias condenatorias anteriores que en su conjunto se elevan a más de 13 años de cárcel por delitos de la misma naturaleza, y, junto a la pena ahora solicitada de 7 años de privación de libertad, pide que sea multado con 18.000 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los hechos, que serán objeto de juicio hoy miércoles en la Audiencia de Valladolid, se remontan al día 9 de octubre de 1998 cuando el procesado contrató el alquiler de un apartado de correos en una sucursal de Correos del Polígono de San Cristóbal.

A dicho apartado y a su nombre iba dirigido un paquete postal que contenía 108,02 gramos de cocaína, con una pureza del 67 por ciento y un valor de 8.184 euros, remitido por una mujer desde Cartagena (Colombia). Sin embargo, dicho paquete, que el fiscal sostiene que tenía por destino su venta a terceras personas, fue abierto en Miami (EE.UU) el día 22 de diciembre de ese mismo año.

ENTREGA CONTROLADA

A raíz de ello, la Oficina de enlace de la D.E.A. en Madrid informó de la intervención de la cocaína y solicitó la colaboración de la policía española para efectuar una entrega controlada.

La droga llegó finalmente a Valladolid tras realizarse la entrega controlada del paquete, con la intervención de agentes policiales y previa autorización judicial.

Posteriormente, y desde el día 12 de enero de 1999, se montó el correspondiente servicio de control y vigilancia del paquete en las dependencias de la sucursal número 5 de Correos, en el Polígono de San Cristóbal, si bien el procesado, ante las sospechas de que el paquete hubiera sido detectado, no llegó a presentarse para recogerlo.

El dispositivo hubo de levantarse dieciocho días después, ya que a partir del día 1 de febrero de 1999 el apartado de correos objeto de vigilancia ya no figuraba a nombre del acusado por no haberlo éste renovado.

(EUROPA PRESS CASTILLA Y LEON)