5 de enero de 2006

España/Bolivia.-Adepa denuncia la muerte de una boliviana de 5 años tras una anestesia general para quitarle dos dientes

La sanidad valenciana derivó a la niña a Murcia tras atenderla por carecer de plazas en la UCI pediátrica del Hospital de Alicante

ALICANTE, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asociación El Defensor del Paciente (Adepa) denunció hoy la muerte de una menor de cinco años de edad, de nacionalidad boliviana, después de que le administraran una anestesia general en una clínica dental de Alicante para sacarle dos dientes de leche, según explicó hoy el letrado de la asociación, Raúl Díez, quien indicó que la menor no fue atendida en el Hospital de Alicante porque "no había camas" y fue derivada a Murcia, donde falleció.

Los hechos, según Adepa, ocurrieron el pasado 28 de diciembre, cuando la niña de cinco años, acudió a una clínica dental, situada en la avenida Alfonso El Sabio de Alicante, donde iban a extraerle dos dientes de leche dañados. A pesar de que los responsables le aseguraron al padre, William Pardo, que el tratamiento duraría una hora, tardaron unas cuatro horas.

Allí, según la asociación, le aplicaron anestesia general, de la cual "no despertó". "Después de entrar en parada cardiorrespiratoria y de sufrir convulsiones, fue trasladada al Hospital General de Alicante", donde "a pesar de ser un caso de extrema gravedad", fue trasladada porque "no había camas" al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde falleció.

Tras estos hechos, William Pardo presentó una denuncia en el juzgado decano de Madrid, donde acudió para ponerse en contacto con la Embajada de Bolivia. No obstante, según Raúl Díez, el juzgado madrileño no es el competente para juzgar estos hechos, por lo que la denuncia será presentada en Alicante.

Así mismo, Adepa indicó que el padre de la niña "hasta el momento sólo se ha encontrado con problemas de presión por parte del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia para que done los órganos de su hija y la incineren".

DERIVADA POR FALTA DE PLAZAS EN LA UCI

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad indicaron a Europa Press que la niña fue derivada al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia porque en Alicante no había plazas en la UCI pediátrica, y resaltaron que la niña fue atendida por pediatras, controlada y estabilizada en el centro hospitalario alicantino antes de su traslado.

Los hechos ocurrieron el pasado 28 de diciembre cuando la niña, Kail Xila P.O., de cinco años, acudió a una clínica dental, situada en la avenida Alfonso El Sabio de Alicante, donde iban a extraerle dos dientes de leche dañados. Sanidad precisó que la menor fue sometida a una sedación, no anestesia general, pero tampoco local, y que por causas que se desconocen sufrió una "reacción adversa con convulsiones".

Ante esta situación, según las mismas fuentes, el anestesista trasladó él mismo a la menor al Hospital General de Alicante, donde "fue atendida por pediatras, controlada y estabilizada". La decisión de trasladarla estuvo causada porque no había plazas en la UCI pediátrica.

Así, se pactó el traslado al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia porque la menor estaba "estable dentro de la gravedad", ya que "la condición para efectuar los traslados es que el paciente esté estable", en caso contrario "no se realiza".

Además, las mismas fuentes indicaron que durante el trayecto al centro hospitalario murciano la menor no padeció "ningún problema" y que se encontraba "bien, dentro de la gravedad". Finalmente, la menor fue ingresada y falleció posteriormente.