18 de enero de 2008

España/Brasil.- Fallece una joven brasileña en Pamplona degollada por su compañero, quien se ha declarado inocente

El presunto asesino, también de Brasil, se arrojó por la ventana de su domicilio

PAMPLONA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una joven brasileña de 20 años, Tatiela de Sousa Meres, natural de la localidad de Porse Goias, fue degollada esta madrugada en Pamplona presuntamente por su compañero, Tiego Rosa Silva, también brasileño quien después se arrojó desde una ventana. El joven, de 24 años, fue trasladado con traumatismos al Hospital de Navarra, donde se declaró inocente.

Los hechos tuvieron lugar esta madrugada, en torno a las 4 horas, en una vivienda situada en el cuarto piso de la calle Travesía Guelbenzu, número 6, en el barrio de La Milagrosa. La Policía Municipal recibió dos avisos que alertaban de una "gran pelea" en dicha calle.

Cuando entraron en el domicilio donde se produjo la discusión, los agentes encontraron a la joven muerta en una habitación del cuarto izquierda. Tenía el cuello "seccionado". Su compañero, Tiego Rosa Silva, natural de la ciudad brasileña de Anápolis, fue hallado con vida en el patio de luces interior del edificio tras haberse precipitado al vacío. Fue trasladado con diversos traumatismos al Hospital de Navarra, donde permanece ingresado.

El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, informó a Europa Press de que la principal línea de investigación del Cuerpo Nacional de Policía es que se trata de un hecho de violencia de género, aunque puntualizó que esta hipótesis está pendiente de confirmación definitiva, con la prueba testifical del presunto asesino, el cierre del registro del domicilio donde se produjeron los hechos y la autopsia a la joven.

Ripa señaló que el hecho de que el presunto asesinado se arrojara al vacío sugiere un "factor pasional". Sin embargo, añadió, hay otros elementos que conducen a la investigación como que Tiego Rosa Silva niega ser el autor de la muerte de la joven o que Tatiela de Sousa estuviera domiciliada en un piso distinto.

Ambos compartían lugar de trabajo en situación irregular. Según conoció Europa Press por fuentes relacionadas al caso, la joven ejercía la prostitución en un local de alterne de Pamplona y el presunto autor también trabajaba en el mismo establecimiento. El Cuerpo Nacional de Policía había abierto contra ambos sendos expedientes de expulsión que se encontraban pendientes de ejecución.

Desde la Delegación del Gobierno en Navarra se están realizando las gestiones oportunas para trasladar el cuerpo de Tatiela de Sousa a su país de origen.

LA LEY EN DATOS

El delegado del Gobierno precisó que la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género ha protegido en España a 90.242 mujeres. En la actualidad, el número de protecciones es de 78.550.

En los últimos 30 meses, las oficinas de empleo han registrado 1.168 contratos bonificados para víctimas de violencia de género, el 27 por ciento de ellos con carácter indefinido. Además, se han realizado 159 contratos de sustitución de víctimas de violencia de género.

La renta activa de la inserción la percibieron 10.657 mujeres en 2006 y 11.210 entre enero y agosto de 2007. La media mensual de mujeres víctimas de violencia de género receptoras de este concepto fue 4.935 en 2006 y 6.579 en los ocho primeros meses de 2007.

Según añadió el delegado, un total de 2.465 mujeres han recibido ayudas para cambiar de domicilio, 167 mujeres se han beneficiado de las ayudas económicas previstas en la ley integral en los supuestos de empleabilidad y en riesgo de exclusión social.

Se ha incrementado un 418 por ciento el número de juzgados de violencia sobre la mujer. Si en junio de 2005 había 16, ahora hay 83. Se han aumentado además en un 150 por ciento el número de unidades forenses de valoración integral. El número de efectivos de las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ha aumentado en un 117 por ciento, ya que se ha pasado de 505 agentes en 2004 a 1.614 a finales de 2007.

El delegado expuso asimismo que 12.987 mujeres han sido atendidas por el servicio de teleasistencia móvil.

Ripa señaló que esta ley es un "instrumento en el ámbito legal y policial", pero a su juicio debe completarse con educación y cultura, "que son los sustratos fundamentales para la convivencia, el civismo y el respeto".