15 de mayo de 2007

España.- Desarticulada una red que importaba cocaína de Perú y República Dominicana y la vendía en España y Europa

La mercancía era distribuida en Madrid, Valladolid, Ciudad Real, Guadalajara, Barcelona, Holanda, Suiza e Italia

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha desarticulado y detenido a un grupo compuesto por 16 ciudadanos de origen dominicano, marroquí y español especializado en la importación, adulteración y distribución de cocaína en España y otros países europeos, que contaban con una compleja infraestructura de colaboradores, según informó hoy el Instituto Armado.

La pasada semana y con la oportuna autorización judicial, se iniciaba de forma simultánea el registro en ocho domicilios ubicados en Madrid capital, Moraleja de Enmedio, Alcalá de Henares y Navalcarnero, procediendo a la detención de 16 personas por su presunta implicación en delitos relacionados contra la salud pública y tenencia ilícita de armas. De esta forma, los agentes de la Guardia Civil han desmantelado dos laboratorios clandestinos ubicados en Madrid y Alcalá de Henares.

Se sospecha que la droga procedía de República Dominicana y El Perú, y era introducida en nuestro país principalmente a través de 'boleros' que llegaban, generalmente, al aeropuerto de Madrid-Barajas y al de Barcelona.

Una vez en España, la droga era trasladada por el responsable de la organización y sus colaboradores a alguno de sus laboratorios, donde adulteraban la cocaína. Para volver a distribuirla elaboraban "bellotas" que eran ser trasladadas por distintas personas en el interior del organismo a diferentes puntos de la península.

Así, la droga era distribuida en la Comunidad de Madrid, Ciudad Real, Valladolid, Guadalajara y Barcelona, y, fuera de nuestras fronteras, en Holanda, Suiza e Italia.

La investigación se inició hace siete meses, cuando la Guardia Civil detectó a un "camello" que realizaba sus "trabajos" en la localidad de Sevilla la Nueva, hecho que dio lugar a la denominada Operación 'Pecado Original', que ha culminado con la desarticulación de toda la infraestructura de la red.

En los registros domiciliarios se ha lograba intervenir 1,5 kilogramos de cocaína de gran pureza, 4,5 kilogramos de sustancias para el corte, moldes para prensar la cocaína, una prensa para la fabricación de bolas de cocaína (utilizadas por los boleros para el transporte de la sustancia) y tres armas de fuego cortas, una de ellas con silenciador.

Fruto del estudio de la documentación intervenida, se ha podido constatar que los integrantes de esta organización legalizaban su situación en España estableciendo matrimonios concertados, para lo cual llegaban a pagar hasta 4.000 euros.