14 de junio de 2006

España.- Detenido un colombiano, dueño de un taller clandestino de compraventa de joyas y fundición de metales preciosos

La Policía intervino en el taller joyas, relojes y piedras preciosas que alcanzan un valor de 144.000 euros

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policía detuvo al propietario de un taller clandestino de compraventa de joyas en el que había instalada una fundición de metales preciosos en Usera, según informaró la Jefatura Superior de Policía.

Los agentes comenzaron las investigaciones tras encontrar en el mercado un reloj de oro y brillantes que había sido robado en el atraco a una vivienda. Las gestiones llevaron hasta un ciudadano colombiano, Maurio Omar E., dueño un local clandestino de compraventa de joyas, taller de reparación de joyería y que también tenía una fundición de metales en el interior.

La Policía registró el local con autorización judicial y encontró en el lugar mesas de talles, máquinas, herramientas, hornos para la fundición de metales preciosos e incluso hornos para fundición rápida, denominados 'paellera', que se alimentan con oxígeno y propano --había varias bombonas de este gas--, productos químicos y metales para aleaciones.

Asimismo, fueron detenidas otras tres personas: Alexandra B., también de nacionalidad colombiana, que supuestamente se ocupaba de llevar y recoger encargos para el taller y que trabajaba en la reparación de joyas en el establecimiento; Cezarel S., que recogía piezas que había encargado el mismo; y Hern Ancizar S., por estancia irregular en España.

Se intervinieron en los registros varias piezas de joyería, cinco relojes de marcas prestigiosas, maquinarias de pulsera, "posiblemente extraídos de sus cajas, que han sido fundidas". También se hallaron en el local registrado algunas piedras preciosas como esmeraldas, zafiros y brillantitos, y otras semipreciosas, al parecer procedentes de sortijas fundidas. El valor alcanza los 144.000 euros.

Los detenidos han pasado a disposición judicial. Se ha incoado expediente de expulsión para Cesarle S. y Henry Ancizar S., que se hallaban en situación irregular en nuestro país.