24 de julio de 2007

España.- Detenido un ex agente del CNI que vendió información a un servicio extranjero entre 2001 y 2004

Saiz dice que no hubo riesgo de la seguridad nacional y que en los nombres revelados pudieron estar los de los agentes muertos en Irak

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía detuvo ayer lunes a las 8.30 horas en Tenerife al ex miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Roberto Florez García, quien presuntamente y a cambio de "bastantes dólares" reveló información clasificada de la 'Casa' a otro servicio de inteligencia extranjero desde diciembre de 2001 a febrero de 2004, cuando causó baja a petición propia. Según explicó el director del CNI, Alberto Saiz, la "seguridad nacional no ha estado en riesgo", aunque sí se causaron daños internos e "importantes" al Centro al revelar procedimientos, estructuras internas, actividades de contrainteligencia y "decenas de identidades".

En una nada habitual rueda de prensa en la sede del CNI, Saiz hizo público este hecho por ser un caso que afecta "únicamente" al centro, por su "trascendencia" y para evitar "especulaciones". "Esto en principio es un fracaso de la institución, pero si termina bien es un triunfo y me parece que son buenas noticias", comentó.

Ateniéndose a los límites de reserva que prevé la Ley, explicó que en julio de 2005 ordenó una investigación después de que un acontecimiento que no precisó en la primavera de ese año le llevase a la conclusión de que una serie de "indicios" sobre "fugas de información" de las actividades del Centro no eran "inconexos", sino "serias sospechas" de salida de "información sensible".

RUSIA.

"Acontecimientos aparentemente sin trascendencia indicaban que había una fuga de información, que nos llevó a un agujero de seguridad", relató Saiz, que explicó que realizó una investigación "restrospectiva" sobre sucesos de 2002 y 2003.

De forma "discreta" creó un grupo que inició sus trabajos en verano de 2005 para conocer la documentación "sustraida" y puesta en conocimiento del "servicio de inteligencia extranjero". Aunque Saiz no dio nombres, fuentes conocedoras de la investigación indicaron a Europa Press que el destino era Rusia.

Las pesquisas en sí del CNI, según precisó el secretario de Estado, se realizaron en año y medio, pero no fue hasta hace tres semanas cuando se puso en conocimiento de la Fiscalía. La instrucción la están llevando a cabo los Juzgados de Tenerife, donde Florez residía y al que Saiz definió como un individuo "aparentemente normal" que hacía "su trabajo con brillantez". Se están practicando registros en "domicilio y propiedades" de Florez en la isla.

COMISIÓN DE SECRETOS OFICIALES.

El detenido estuvo en activo en el Centro hasta 2004, cuando pidió la baja voluntaria, que le fue concedida en febrero de ese año. Tiene más de 40 años y antes de formar parte de la plantilla del Centro había pertenecido a la Guardia Civil con el rango de suboficial y estaba en excedencia.

En la 'Casa' estuvo activo 12 años, donde ocupó diversos puestos y su nivel era "medio". Sus destinos fueron en el centro y en el exterior y "nunca jamás" tuvo relación con el departamento de terrorismo internacional, de "reciente creación" en 2004, por lo que no 'filtró' datos relativos al 11-M.

El director del Centro --que dijo no tiene inconveniente en comparecer en la Comisión de Secretos Oficiales-- admitió que una de sus principales preocupaciones fue que Florez tuviera colaboradores, pero zanjó que la relación con el CNI se suspendió "el día que se dio de baja" y que entonces, "dejó de obtener información"

FALTA DE SEGURIDAD EN ETAPA PP

Saiz aseguró que "el primer elemento de tranquilidad es que la seguridad nacional no ha estado en riesgo". Así, las informaciones trasvasadas no contienen información sensible de las Fuerzas Armadas, de las instituciones españolas, el sistema defensivo, UE, OTAN ni "ningún otro aspecto" de la seguridad nacional.

Sí ha causado "daños internos" "en la propia 'Casa'" repuestos ya al "máximo posible". En concreto, los mismas habrían afectado a revelación de "decenas" de identidades, de procedimientos y sistemas de trabajo, de estructuras internas y de actividades en materia de contrainteligencia. "Es más que conocer tu cara, es conocer cómo eres", reseñó.

Según el director, hasta donde saben no se reveló información relacionada con la la lucha antiterrorista. Saiz sí deslizó que las identidades de los agentes del CNI que fueron asesinados en Irak en 2003 estarían "seguramente en el paquete" de las revelaciones y de lo que "pudo conocer" al trabajar en el Centro, aunque el asunto está "por determinar". Eso sí, dejó claro que no existe "ninguna relación" entre esa eventual información de identidades que pudo dar y los asesinatos. "Son dos casos inconexos que nada tienen que ver", zanjó.

Según la cronología que facilitó Saiz, los hechos ocurrieron durante el Gobierno del PP, cuando al frente del CNI estaba Jorge Dezcallar. Indicó que cuando le relevó, este asunto "no estaba en la mesa". Sí señaló que los hechos se produjeron en un tiempo en el que las medidas de seguridad interna no estaban "a la altura" de lo que se tenía en custodia y que es un "fracaso" en una institución que "en su momento" no consideró como "un riesgo de seguridad" el poder ser objetivo de otros servicios.

SERVICIO IMPLICADO ENTERADO POR LA PRENSA.

Saiz señaló que la investigación ha sido muy "compleja" por el "propio origen de la información", ya que, según reveló, fue Florez quien "ofreció sus servicios voluntariamente" al otro centro de inteligencia. Al detenido se le atribuye un delito de revelación de información clasificada tipificado en el artículo 584 del Código Penal, que prevé penas de hasta 12 años de prisión.

Las pesquisas además se realizaron con "todas las cautelas" para evitar alertar al presunto delincuente o al servicio de inteligencia al que 'vendía' la información. A Florez, al que atribuyó "traición", se le pagaba y bien en dólares" y esa fue su "motivación".

Saiz detalló que el servicio de información afectado se iba a enterar de los hechos con la rueda de prensa, ya que desde el CNI no se le ha dado ningún tipo de comunicación. Sí dejó claro que este asunto repercutirá en el futuro con el "método de relación", que va a "cambiar". "Tendremos que reinventar un sistema de relación, que será nuevo", expuso Saiz, que confió en que las áreas más delicadas no sufran "merma".

A juicio de Saiz, este asunto no afectará a las relaciones con el Estado implicado porque estos asuntos han de resolverse entre los servicios de inteligencia. Además de enfatizar que el Ejecutivo ha estado informado de los detalles y del transcurso de la investigación, destacó que el hecho de que España sea un país "muy visible" le hace ser "objetivo de muchos". "Somos objetivo deseado de más servicios hoy de lo que éramos antes", comentó.

Aseguró además que el centro no había vivido un caso similar en su historia. "El caso 'Perote' fue una traición también, pero no son comparables", indicó, agregando que nunca se había dado un caso como este pese a que "naturalmente" en alguna ocasión se han dado fugas de "información" de "pequeño calibre".

En cualquier caso, Saiz enfatizó que pese al "fracaso" que supone la "traición" para toda la "institución", la detención es un logro para el CNI y reseñó que el tiempo de resolución ha sido "record". Eso sí, admitió que el juez no podrá tomar como pruebas información obtenida en el ámbito de la inteligencia y que, en el proceso, se conocerán aspectos de la organización.

Además, recalcó que el CNI ha puesto en marcha "nuevas y novedosas" medidas de seguridad para evitar riesgos, pero dejó claro que la garantía total no existe y que otras instituciones de espionaje han sufrido incidentes similares, como el FBI o la CIA. Sí precisó que muchas de las personas que estaban en activo en el Centro ya no lo están y que los procedimientos se han ido cambiando, aunque quedan asuntos por resolver.