27 de abril de 2007

España.- Detenidos en Gijón seis personas pertenecientes a una banda organizada de delincuentes latinoamericanos

A los detenidos se les imputa el robo de 14.000 euros en una sucursal bancaria de Avilés el pasado 20 de abril

GIJÓN, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido a seis personas --tres hombres y tres mujeres de nacionalidad venezolana y mexicana-- como presuntos miembros de una banda organizada de origen sudamericano, según informaron fuentes policiales a través de una nota de prensa. A los detenidos se les imputa la comisión de varios delitos como asociación ilícita y el robo, entre otros, de 14.000 euros de una entidad bancaria en Avilés el pasado 20 de abril.

Se trata de Ana Victoria M. de Venezuela de 48 años de edad, Marcelino M.A. nacido en Venezuela de 47 años, Magdalena T.F. de 53 años, Carlos Antonio S.A, nacido en México de 49 años, José guillermo C.L de 47 años y Miroslava del Carmen M. D. nacida en Venezuela y de 33 años.

Todos ellos estaban en España en situación irregular. Pasaron hoy a disposición deL Juzgado de Instrucción de Guardia numero Uno de los de Gijón, que decretó la libertad de todos, excepto de Carlos Antonio S.A que fue internado en Un Centro de Extranjeros.

Los detenidos fueron localizados en un hotel de Gijón el martes y sobre las 19.20 horas se procedió a su detención siéndoles intervenidos aproximadamente 3.500 euros, teléfonos móviles y dos vehículos de alquiler.

El robo del banco avilesino sucedió cuando un cliente llamó a la oficina solicitando el reintegro en efectivo de esa cantidad de dinero, y manifestó tener mucha prisa por lo que deseaba que al llegar al patio de operaciones se le diese esa cantidad sin realizar esperas.

Una vez reunido el dinero, uno de los empleados, encargado de este trámite dejó el dinero en una de las mesas a la espera de la llegada del cliente. Minutos más tarde se percató de que el sobre que lo contenía había desaparecido.

En el patio de operaciones, se había detectado la presencia de una pareja de nacionalidad sudamericana que habían permanecido en la entidad durante más de veinte minutos, adoptando una actitud que alertó a los empleados, ya que habían abandonado la entidad sin haber efectuado ninguna gestión bancaria por lo que resultaron ser los principales sospechosos de la sustracción.

Estas iniciales sospechas se confirmaron con la investigación policial posterior realizada por los efectivos de la comisaría de Avilés, que determinaron que estas mismas personas acompañadas de un tercer varón habían intentado efectuar una operación igual a la descrita en otra sucursal de Avilés ese mismo día sobre las 11.00 horas de la mañana.

Con esas descripciones y las filmaciones de las cámaras de seguridad se iniciaron las gestiones para determinar la identidad de los presuntos autores cotejando las bases de datos policiales.

Estas gestiones realizadas conjuntamente por los investigadores de Gijón y de la policía judicial de la Comisaría Avilesina, dieron como resultado la identificación de estos tres individuos (dos hombres y una mujer). Los tres tenían antecedentes policiales por hechos similares, por falsificación documental y por estancia ilegal.

Trámites posteriores corroboraron que, junto los identificados se encontraban otras tres personas dos mujeres y otro varón que fueron localizados y detenidos por agentes de la Comisaría en Gijón.

'MODUS OPERANDI'

Los seis detenidos en la presente operación policial constituyen un grupo organizado que se dedica profesionalmente y de manera continuada a cometer hurtos en entidades bancarias, para lo cual entraban en las sucursales permaneciendo en su interior atentos a los movimientos de empleados y clientes a la espera de aprovechar un descuido de cualquiera de ellos que aprovechan para sustraer dinero en efectivo.

Según las citadas fuentes policiales, este grupo constituido por ciudadanos de origen sudamericano, se desplazaba continuamente de unas ciudades a otras cometiendo sus integrantes sus actos ilícitos en toda la demarcación territorial nacional, como demuestran sus antecedentes policiales y requisitorias judiciales en ciudades de toda España.

Para sus desplazamientos por el país siempre utilizan coches de alquiler. Al llegar a las ciudades se alojaban en hoteles, si bien a la hora de registrase sólo facilitan los nombres de los miembros del grupo que carecen de historial delictivo, para no despertar la alerta policial.

Entre los detenidos se encuentra dos hombres, que responden las iniciales de Carlos Antonio S.A de 49 años de edad , y de José Guillermo .C.L, de 47 años, que poseen antecedentes por hurtos bancarios idénticos al cometido en Avilés, los cuales desempeñarían el liderazgo dentro del grupo dada su veteranía y experiencia en hechos similares.

Se constató, además, que ambos varones habían sido detenidos juntos en el año 2006 en Talavera de la Reina (Toledo) por haber cometido un hurto idéntico, si bien uno de ellos había aportado una identidad distinta.

Carlos Antonio S.A , que utilizaba cuatro identidades diferentes tenía entre sus reclamaciones pendientes una de un Juzgado de Gijón, por un delito de hurto que se produjo el día 30 de septiembre de 2004 en un banco de la Avenida Constitución de Gijón. En ese lugar, el detenido, junto con una mujer, sustrajeron un total de veinte mil Euros (20.000 euros), utilizando maniobras de distracción sobre uno de los empleados, al que comentaron que su tarjeta de crédito se la había tragado el cajero y entretuvieron durante diez minutos hasta abandonar la oficina, momento se produjo la desaparición del dinero.

Asimismo en Oviedo fue detenido en el año 2006 por el hurto en una joyería de un reloj de la marca Omega valorado en 1.800 euros. Actúo en esa ocasión, acompañado de otros tres individuos (dos parejas) de origen sudamericano que huyeron del lugar con la joya.

Por otro lado, ninguno de los integrantes del grupo desempeñaba ningún tipo de actividad laboral conocida y legal y sin embargo viajaban por todo el país alojándose en hoteles de alto standing, lo que denota su alto poder adquisitivo y lo lucrativo de su actividad delictiva.

En su filiación, todos aportaron domicilios en Madrid, que se pudo constatar que eran falsos, ya que alguna de las calles ni siquiera existían en el callejero, en otras casos no existía el número de la finca indicado y finalmente en los domicilio que realmente existen los ocupantes de los mismos no conocían a los detenidos en al presente operación policial.