7 de septiembre de 2006

España/Ecuador.- La campaña 'Paradores Solidarios' destina el 0,7% de sus ventas a un proyecto de desarrollo en Ecuador

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Doce Paradores de Turismo destinaron el 0,7% de sus ventas durante los meses de marzo, abril y mayo a un proyecto de desarrollo turístico en Ecuador. La iniciativa, denominada 'Paradores Solidarios', ha sido la primera emprendida por el recién inaugurado departamento de Responsabilidad Social Corporativa de la red hotelera pública, que gestionará sus políticas sociales.

'Paradores Solidarios' destinó a la zona ecuatoriana de Saraguro un total de 20.000 euros --el 0,7% de la facturación de doce paradores, a razón de cuatro establecimientos por mes--. Durante marzo, los Paradores 'solidarios' fueron el de Gijón, León, Monforte de Lemos y Vilalba. El de Albacete, Alcalá de Henares, Teruel y Vielha (Lleida) lo fueron en el mes de abril mientras que en el mes de mayo le tocó el turno a Cáceres, Córdoba, La Palma y Melilla.

El dinero obtenido se destinó a la edición de una Guía de Turismo de Saraguro, un CD-Rom dirigido a touroperadores, y a la financiación de cursos de formación de personas implicadas en el desarrollo turístico de la zona.

Para llevar a cabo esta iniciativa, Paradores firmó un convenio con la ONG Solidaridad Internacional. El objetivo principal de este proyecto, apoyado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), consiste en la diversificación de la economía de la zona de Saraguro, dedicada a la agricultura y ganadería de subsistencia, a través del fomento de un turismo sostenible que frene el proceso de emigración y desarraigo de la población indígena.

El cantón Saraguro se encuentra en la Sierra Sur de Ecuador, en una zona catalogada como reserva etno-ecoturística, y con gran variedad de ecosistemas, desde el páramo hasta el bosque nublado tropical subandino.

Su población, indígena y campesina, mantiene muchas de sus costumbres y usos ancestrales y no tiene otro modo de supervivencia que la agricultura y la ganadería a pequeña escala. Gracias a la fundación indígena campesina 'Kawsay', que trabaja con Solidaridad Internacional en la zona, la comunidad está implicada directamente en este tipo de turismo comunitario.