1 de agosto de 2008

España/Ecuador.- Rumiñahui achaca las agresiones a los ecuatorianos a las acusaciones que les culpan de la inseguridad

COLMENAREJO, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Hispano Ecuatoriana Rumiñahui achacó hoy el nuevo brote xenófobo contra los ecuatorianos a consecuencia de la paliza que sufrió una menor de esta nacionalidad en Colmenarejo a las acusaciones vertidas desde diferentes ámbitos que responsabilizan a los inmigrantes de la inseguridad ciudadana y de la crisis económica que atraviesa España.

El portavoz de la organización, Raúl Jiménez, condenó la agresión "cobarde" y "brutal" sufrida el pasado 25 de julio por la joven, a quien otra adolescente la propina patadas, puñetazos y tirones de pelo durante las fiestas de la localidad. La paliza quedó grabada en un móvil, cuyas imágenes se difundieron entre los vecinos del municipio.

Jiménez se mostró preocupado por que en menos de un año se hayan producido dos agresiones a ciudadanas ecuatorianas, en alusión a los golpes recibidos el pasado 7 de octubre por otra chica de esta nacionalidad en un tren de Barcelona.

Jiménez aseguró a Europa Press que en los últimos meses el colectivo inmigrante está recibiendo "palos" por todas partes, mencionando las declaraciones del diputado popular Vicente Martínez Pujalte en las que atribuyó el aumento del paro al crecimiento de la población inmigrante en España. "Todas estas acusaciones cala en la sociedad, especialmente en grupos minoritarios que reaccionan provocando estas situaciones tan brutales", aseveró.

Ante la gravedad del ataque de Colmenarejo, hizo un llamamiento a las autoridades españolas para que investiguen los espeluznantes hechos a fin de castigar a sus responsables para que no queden impunes. Además, Rumiñahui recomendó a las Poderes Públicos y a las organizaciones sociales que "no alimenten el morbo" contra el colectivo inmigrante.

"No entendemos cómo en un Estado de Derecho que se respetan los derechos humanos hay grupos violentos de esta índole. Y las autoridades están para impedir que se produzcan estos hechos", reseñó, clamando que "ya es hora de acabar con estas agresiones".

En el caso de que se abra un procedimiento judicial, Rumiñahui ofreció a la familia de la víctima los servicios jurídicos de la asociación.