30 de julio de 2007

España.- Emigración destina 51.000 euros para facilitar el acceso a viviendas de alquiler a inmigrantes extracomunitario

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Secretaría General de Emigración de la Xunta destina un total de 51.000 euros este año para facilitar el acceso a viviendas de alquiler en Galicia a los inmigrantes extracomunitarios con intención de asentarse en la comunidad, a través de la colaboración con cuatro entidades humanitarias que beneficiará a un mínimo de 20 pisos.

Según explicó hoy en rueda de prensa el secretario general de Emigración, Manuel Luis Rodríguez, tras suscribir cuatro convenios con representantes de Cáritas de Orense, Tui-Vigo y Santiago y con la Asociación Pro Desarrollo de África, se trata de ayudar a inmigrantes que no pueden acceder al alquiler por el desembolso inicial que implica o por la "desconfianza" de los arrendatarios.

Por ello, Emigración pone en marcha este año un "plan experimental" hasta el 31 de diciembre con el objetivo de convertirlo en una iniciativa estable a partir del ejercicio próximo. De este modo, Manuel Luis Rodríguez comentó que está dirigido a inmigrantes con trabajo en Galicia que tengan la intención de quedarse con el fin de "eliminar las barreras para conseguir disponer de una vivienda".

En este sentido, subrayó que se pretende "generar en los arrendatarios la confianza suficiente para eliminar barreras". Entre otras dificultades, el responsable de Emigración apuntó actitudes como llevar al límite las condiciones de contratación estableciendo, por ejemplo, la fianza máxima y el adelanto de pagos de alquileres de unos 3.000 euros a personas con salarios que bordan el mínimo.

Así, la Xunta aportará 12.750 euros a cada una de las cuatro entidades con las que colabora. Se destinará un máximo de 2.550 euros por vivienda de los que, como mínimo, el 50% deberá cubrir los gastos corrientes de las mismas, incluido el pago de fianzas. El 50% restante podrá dedicarse a gastos corrientes que a la entidad le suponga el desarrollo del programa.

El número de personas por vivienda se establece en un mínimo de cuatro y en un máximo de seis, pudiendo superar esta cifra siempre que se acredite por la entidad las circunstancias de los ocupantes, como la existencia de vínculos familiares y la capacidad adecuada de la residencia. Se trata, según resaltó el secretario general, de "escapar de los pisos patera" y que vivan con comodidad.