15 de agosto de 2007

España.- Los gallegos retornados regentan la mayoría de negocios de hostelería de la zona histórica en Santiago

Los comerciantes foráneos optan por crear empresas basadas en el comercio turístico compostelano

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los negocios del casco histórico de Santiago de Compostela enseñan la diversidad de la población gallega, que aumenta desde los últimos años con los emigrantes retornados y con los inmigrantes, que regentan la mayoría de locales de hostelería y las tiendas de recuerdos, respectivamente. Este colectivo apuesta por crear empresas basadas en el comercio turístico con la venta de objetos característicos de la capital gallega.

El presidente de la Asociación Compostela Monumental, José Manuel Bello, explicó a Europa Press que el sector de la hostelería en la zona histórica de Santiago está "dominado" por gallegos retornados y subrayó que la mayoría son "negocios familiares" y que en algunos casos son los hijos de estos, los que continúan con el negocio.

Asimismo, explicó que estos hosteleros, son gallegos que se fueron entre los años 1920 a 1960 a países como como Alemania, Suiza y Francia. Acerca de los propietarios de tiendas de souvenirs y restaurantes indicó que "algunos" son hijos de gallegos de países latinoamericanos o inmigrantes.

En este sentido, apuntó que la crisis por la que pasaron los países del Río de la Plata, Argentina y Uruguay a finales de 2002 y la situación económica y política de Cuba o Venezuela han "provocado" que estos gallegos, nacidos en el exterior, vuelvan a Galicia.

Este tipo de retornados abren negocios en la zona monumental de Santiago como tiendas, restaurantes, hostales, entre otros. Además, subrayó que "muchos" ven en esta zona un "comercio estable", pero hay "años buenos", como el Xacobeo y años como el actual, donde las ventas descienden y "es difícil" pagar los altos precios de los alquileres y el suministro de productos de las tiendas.

En la actualidad ninguno de los diferentes departamentos del ayuntamiento encargados, entre otras cuestiones, de dar las licencias de apertura; el Consorcio de Santiago o la Cámara de Comercio de Santiago; dispone de datos actualizados que determinen el total de los comercios de esta zona.

'MOUCHO MARX', MEZCLANDO A GALICIA CON PUBLICIDAD, HUMOR y DISEÑO

Una pareja de Argentinos, formada por Miguel y Beatriz, propietarios de la empresa 'Taller As Meigas', inventores de la marca de camisetas 'Moucho Marx' explicaron a Europa Press que decidieron venir a Galicia dado el "boom" de crecimiento y las "posibilidades comerciales" que observaron para su proyecto, en su primera visita a España en el año 1998.

Así, Miguel explicó que el proceso para venir a Santiago fue "largo" y que tuvieron que desmantelar tu vida ahí", lo que tardó varios años hasta que "decidieron" viajar a España en el año 2000. Iniciaron su empresa, basada en la fabricación de camisetas que mezclan la cultura gallega, el humor y el diseño "moderno y actual" y "cosas de la vida, cosas de Galicia", y ésta les atrapó como una "trampa, bella pero una trampa", agregó.

Su primera marca de camisetas étnicas, con motivos celtas 'Raíces' se debe a sus "raíces gallegas". Iniciaron artesanalmente e invirtieron "todo" su dinero en la empresa y en la apertura de su primera tienda, situada en la Plaza de Cervantes 13, con la que se han situado como "punta de lanza", dentro del mercado del diseño de camisetas de Santiago y de Galicia en este tipo de productos.

"COMPETENCIA DESLEAL"

En este sentido Miguel, que es publicista y ha trabajado en ese campo desde los 13 años, agregó que se "sienten bien" por el éxito que tienen, pues no tiene que esforzarse para crear "cosas divertidas y, a su vez comerciales", pero se quejó de la competencia, en esta zona de Santiago, que es "muy desleal".

Con todo, afirmaron que no entran en esa "guerra de precios ridículos" de la zona más turística, y por ello lo primero que decidieron fue "alejarse" de ella. Aunque al principio les dijeron que abrir en Cervantes era un "suicidio comercial", porque "no era una zona comercial". Miguel, añadió que cuando llegaron es cierto que "no había nadie" pero hoy es una "zona de referencia" en diseño para camisetas y muchos les copian, pero "nunca les quitarán la esencia, ni las ideas", agregó su mujer.

Sobre cómo han sido acogidos en la ciudad compostelana, ambos afirmaron en que ven que los comerciantes gallegos de esta zona, "no entienden" como unos extranjeros, puedan llegar a interesarse por aprender y explicar lo que significa el legado celta en Galicia. Afirmaron que ellos mismos han visto que hay muchas tiendas que "venden objetos con motivos celtas a los turistas" y muchas veces se inventan el significado de los dibujos, porque "sólo interesa vender".

Por último, estos empresarios argentinos indicaron que pasaron por "malos momentos", pues recibieron "notas desagradables" o alteraban la cerradura del su local. Explicaron que los "palazos vienen escondidos", pero para ellos que la clientela les siga prefiriendo es lo mejor que les puede pasar. Además, criticó que muchas veces observan que la gente "piensa que el inmigrante no puede llegar con ideas, estudios, dinero y ganas de empezar una empresa".

RECUERDOS CON ACENTO CUBANO

Margarita y Gonzalo, son una pareja de cubanos que llegaron hace 12 años a España y decidieron abrir la tienda 'Arela Regado del Noroeste' en la Rúa do Vilar de Santiago. La mujer afirmó que decidieron venir a Santiago en 1995, dada la crisis por la que atravesaba Cuba y porque tenían familia aquí.

En este sentido, comentó que llegaron a la ciudad en diciembre con el fin de "trabajar y salir adelante" y agregó que lo "más difícil" fue el cambio de clima, el "dejar todo lo que tenían" y empezar de cero. En el sector de las tiendas de recuerdos trabajó como dependienta durante siete años, pero el año pasado decidió junto con su esposo, abrir su propio negocio y esforzarse al máximo, por "sus cosas".

En cuanto a los inmigrantes y gallegos retornados que tienen algún comercio, Margarita destacó que cada año hay alguien de fuera que abre un negocio en esta zona, pero son pocos, pues explicó que se necesita tener dinero tanto para el alquiler, los productos y el acondicionamiento del local, además hay pedir la licencia al ayuntamiento que "suele tardar" y a veces puede "haber problemas".