3 de agosto de 2006

España.- Ingresan en prisión cuatro de los miembros de la banda que secuestró a un hombre en Castelldefels

Se trata de un ucraniano, un armenio, un argentino y una española

BARCELONA, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de los cinco integrantes de una peligrosa banda internacional que la pasada semana secuestró en Castelldefels al hijo del dueño de varios clubs de alterne.

Otro de los detenidos ha quedado en libertad con cargos. A todos ellos, el juez les imputa un delito de secuestro, lesiones y robo con fuerza. La Policía autonómica informó que ha dado por finalizada la operación.

Las investigaciones llevaron a la detención de la banda, formada por Denis P., de 24 años y de Ucrania, Armen D., de 25 años y de Armenia, Alik T., de 25 años y de Armenia, Eugenio M.R. de 30 años, de Argentina y Adelaida B., española de 27 años.

Según los Mossos, la banda estaba organizada jerárquicamente y tenían el secuestro planeado, ya que contaban con infraestructura logística para evitar la acción policial.

Durante las detenciones y los registros practicados, los Mossos intervinieron el vehículo usado por los secuestradores, aparatos de radiotelefonía, dos ordenadores portátiles, una pistola simulada, un detector de frecuencias, un distorsionador de voz, pasamontañas, esposas y varios teléfonos móviles.

RELATO DEL SECUESTRO

Los hechos se remontan al pasado 25 de julio, cuando la banda secuestró a un hombre de 30 años vecino de Barcelona e hijo de los propietarios de varios clubes de alterne de la zona.

El secuestro se produjo en el aparcamiento de su domicilio por dos individuos que le introdujeron a la fuerza en una furgoneta a punta de pistola.

Los familiares del secuestrado presentaron una denuncia en Barcelona tras recibir un mensaje diciendo que su familiar había sido secuestrado y en el que pedían dinero por su liberación.

Tras esto, en un momento de descuido de los secuestradores, la víctima escapó y recorrió unos metros aunque le atraparon y le dieron una paliza y le introdujeron de nuevo en la furgoneta. Entonces le esposaron y le pusieron un pasamontañas. Además le amordazaron tapándole los ojos y la boca y le ataron los pies con cinta aislante.

Tras circular con la furgoneta durante bastante rato, los secuestradores aparcaron el vehículo en Castelldefels (Barcelona), donde retuvieron a la víctima más de 24 horas esposado y amordazado. En ningún momento le dieron de comer y no le facilitaron que pudiera hacer sus necesidades, por lo que la víctima acabó durmiéndose de cansancio.

Al día siguiente, aprovechando que los secuestradores no estaban en el vehículo, el secuestrado volvió a escapar de la furgoneta, situada cerca de la estación de tren de Castelldefels (Barcelona). En esta ocasión logró huir y pidió auxilio en la estación. Una dotación de la Policía Local le trasladó a un centro médico. Tras ser atendido quedó custodiado por los Mossos.

La Policía autonómica montó un dispositivo de vigilancia de la furgoneta en el que lo habían tenido secuestrado. Los secuestradores desconocían que la víctima había logrado escapar porque le vigilaban a distancia mediante emisoras de radio y no se habían dado cuenta de lo sucedido.

Finalmente tres de los secuestradores fueron detenidos en las cercanías de la furgoneta y los otros dos en Barcelona gracias a que las investigaciones estaban ya muy avanzadas y la Policía disponía de datos aportados por los ciudadanos.