17 de octubre de 2006

España/México.- Ana María Ríos dice que su "prioridad" es volver a su casa y que puede hacerlo "en cuestión de días"

Admite que no la trataron mal en Cancún y agradece la atención prestada por el Cónsul Honorario y por la sociedad gallega y española

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La joven gallega Ana María Ríos, que ayer pasó su primera noche en libertad con cargos tras ser detenida hace una semana en Cancún al ser localizadas un detonador y unas balas en su maleta, aseguró hoy que su "prioridad" ahora es volver a casa, en la localidad pontevedresa de Arcade y que pueda hacerlo "en cuestión de días".

En una entrevista a la Radio Galega, recogidas por Europa Press, esta joven de Arcade manifestó que lo que más desea es poder volver a su casa. Ana María, que ahora está en libertad con cargos sin poder salir de México, indicó que, respecto a su situación jurídica, no puede decir "nada, porque aún se están arreglando cosas". "Imagino que será cuestión de días y espero que sea cuestión de días, estoy deseando volver a casa", aseveró.

Con retranca, reconoció que es "una experiencia inolvidable para contar a los nietos". Admitió que la situación vivida "fue en un primer momento desesperante", y apuntó que no daba ni da "crédito a lo que está pasando", que le parece que está "sacado de una película de terror". Según dijo, nunca se imaginaba "que iba a pasar una cosa así".

Ana María Ríos manifestó que el "momento más duro" fue el pasado martes, cuando le dijeron que aún no se solucionaba todo y que la tenían que trasladar a la cárcel municipal de Cancún. Explicó que su marido y ella estaban solos y que "se vino abajo".

No obstante, admitió que en su paso por la enfermería de la prisión tuvo "un trato especial" y señaló que "es una situación incómoda, que no desea a nadie", pero que no se puede quejar de cómo la trataron. Reconoció que la llegada de su madre y de otro familiar le subió el ánimo.

SIN IDEA DE QUIÉN PUDO SER

Tras librarse del cargo más grave relacionado con la posesión de un detonador de un explosivo, pero aún pendiente de la imputación por tenencia de balas, Ana María Ríos manifestó que el caso está en manos de los abogados y declaró que no tiene "ni idea" de quién pudo colocar la munición en sus maletas.

"No tengo ni idea ni lo imagino, porque puedo asegurar que lo diría. No sé ni en qué momento, ni dónde, ni quién. A mi maleta podía acceder cualquiera porque estaba sin candado", indicó, al tiempo que puntualizó que "parece que esto sólo puede pasar en las películas", pero "no es así". La joven gallega dice que le parece todo "surrealista" y que no sabe si hubo más casos.

Ana María Ríos reconoce que sabe "un poco" del seguimiento que se está haciendo en España de su caso y reiteró que desde el primer momento su "prioridad es salir de allí". Explicó que ahora su marido y ella están "muy rodeados de gente" que les ayuda, tanto de su madre y un primo de ella, como de las personas del Consulado.

AGRADECIMIENTOS

La joven gallega resaltó la actuación que ha tenido en su caso el cónsul honorario de España en Cancún, Javier Marañón, del que dijo que le ha cogido "mucho cariño" y que "se desvivió e hizo todo lo que estuvo en sus manos".

Ana María Ríos aprovechó para hacer "un agradecimiento" a toda Galicia y a España, explicó que no puede contestar al teléfono "todo lo que quisiera", pero resaltó "la preocupación y el interés" de los medios, con los que indicó que "ya habrá momento para hablar".