12 de febrero de 2007

España.-Una niña nicaragüense llega a Madrid para ser operada de un problema respiratorio tras sufrir dengue hemorrágico

María José residirá con una familia de acogida durante su convalecencia en Madrid

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

La noche del 19 de agosto de 2005 supuso un punto de inflexión en la vida de Rosadely. Ese día, esta nicaragüense de 32 años sufrió un duro golpe: su hija María José, de tan sólo nueve meses, fue víctima de un dengue hemorrágico, una patología generada por algo tan aparentemente inofensivo como la picadura de un mosquito, y que ha provocado que su pequeña tenga que ser operada en España ante la imposibilidad de poder hacerlo en su país.

El origen de la enfermedad de la niña fue, según su madre, una negligencia del médico que la atendió en primera instancia. "Al parecer, el doctor se durmió esa noche y no controló el número de plaquetas que tenía mi bebé", se lamentó Rosadely. Ese descuido provocó que la niña entrara en parada cardiorrespiratoria y le obligó a pasar dos semanas intubada en la unidad de cuidados intensivos del Hospital General de Managua.

Tras recibir el alta médica, María José continuó sufriendo problemas respiratorios y después de que le realizaran diversas pruebas, los médicos detectaron que la pequeña sufría una enfermedad que no podía tratarse en Nicaragua ya que este país no dispone de las técnicas necesarias para llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Ante la imposibilidad de poder operar a su hija en Nicaragua, Rosadely optó por pedir ayuda a la Fundación Fabretto, que se dedica a ayudar a jóvenes y niños de países latinoamericanos. Rosadely no deja de mostrarse agradecida a esta ONG, ya que según declaró, los voluntarios de 'Fabretto' son los verdaderos "artífices" de que haya podido viajar hasta España para que su hija sea operada en el hospital Gregorio Marañón de Madrid.

La operación está prevista para el próximo día 16 de febrero pero Rosadely desconoce "con exactitud" en qué va a consistir. "Sólo espero que todo salga bien, poder regresar a casa con mi niña sana y que esta operación mejore su calidad de vida", recalca.

QUINCE MESES DE ESPERA

Hasta conseguir todos los permisos necesarios para viajar a España, Rosadely ha tenido que esperar quince "largos" meses, que sin duda se vieron agravados cuando la niña se quitó, accidentalmente, la cánula que se ve obligada a llevar en su garganta ante la probabilidad de que su tráquea se obstruya. Este ha dado lugar a que la pequeña se muestre "más estresada y nerviosa" y a que, según confirmó su madre, "sus problemas respiratorios sean cada vez más importantes".

Una vez que la niña sea operada, está previsto que madre e hija permanezcan aproximadamente dos meses en España, un periodo de tiempo que pasarán acogidas en la casa de Magdalena del Caño, una madrileña que experimenta por primera vez la sensación de ser 'madre de acogida'. "En cuanto me enteré del caso quise hacer algo por la niña, siempre he querido ayudar a gente que lo necesita", explicó Magdalena mientras sostiene a la pequeña María José en brazos.

Fue precisamente Isabel, hija de Magdalena y voluntaria de 'Fabretto', quien sugirió a su madre que acogiese a la niña y a su madre biológica durante el tiempo que la pequeña estuviese convaleciente. "Mi hija conoció a esta familia cuando trabajó en Nicaragua y me informó de lo que ocurría", dijo Magdalena, quien asegura que con la niña "ha vuelto la alegría a la casa". "La niña es preciosa, se ha adaptado perfectamente a España y ahora veo que está mucho más contenta", recalcó.