3 de enero de 2007

España.- Palate, de 35 años, vivía en Valencia y era quien sostenía a su madre y tres hermanos, residentes en Ecuador

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El joven ecuatoriano asesinado por ETA en el atentado del sábado y cuyo cadáver ha sido encontrado esta tarde, Carlos Alonso Palate, era natural de San Luis de Picaihua, al suroeste de Ambato (Ecuador), soltero y tenía dos hermanos y una hermana que residen en el país americano.

Él era el mayor de los cuatro y según sus familiares, se había convertido en el sustento de la madre, los hermanos y los sobrinos y aspiraba a ahorrar el dinero suficiente para comprar una casa en su país de origen.

Palate vivía desde hacía cinco años en Valencia, la misma ciudad en la que también reside su tío Carlos y donde trabajaba en una fábrica de plásticos de la localidad de Torrent. Antes de trasladarse a España en 2002, había trabajado como obrero en la fábrica Vestetexa, según el periódico ecuatoriano 'Hoy'.

Este mismo medio informaba hoy de que la madre del joven, ciega, de 61 años, describía a su hijo como "muy cariñoso y bien responsable". En cuanto a su padre, murió hace un año de un infarto, mientras trabajaba como albañil.

El pasado sábado 30 de diciembre, Carlos Alonso Palate había acudido al aeropuerto de Madrid-Barajas con un amigo para recoger a la madre de éste. Se encontraba descansando en el coche cuando estalló la furgoneta bomba de ETA y esta tarde su cuerpo ha sido localizado dentro del vehículo.