2 de marzo de 2006

España/Perú.- Luis Llosa cambia de registro con el 'thriller' político 'La fiesta del chivo'

Tomas Milian, Isabella Rossellini, Paul Freeman, Juan Diego Botto y Stephanie Leonidas protagonizan el filme, que se estrena mañana

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director de cine Luis Llosa ('En el corazón de la jungla', 'El especialista' o 'Anaconda'), cambia de registro con la película 'La fiesta del chivo', basada en la novela homónima de Mario Vargas Llosa. Un 'thriller' político pero en el que lo personal, el drama humano y los sentimientos están más a flor de piel. Los actores Tomas Milian, Isabella Rossellini, Paul Freeman, Juan Diego Botto y Stephanie Leonidas, entre otros, protagonizan este filme, que se estrena mañana.

Llosa explica que estaba interesado en hacer un cine "más personal" y que, tras leer la novela de Vargas Llosa decidió llevarla a la gran pantalla. "Es un 'thriller' político pero que se asoma al lado oscuro de la vida. Es eso y mucho más, porque hay un drama humano en medio de todo ello", precisa.

La trama de 'La fiesta del chivo' se sitúa en la República Dominicana, en plena dictadura de Rafael Leónidas Trujillo. Treinta y cinco años después del asesinato del sanguinario, Urania Cabral (Rossellini) regresa a su ciudad natal a ver a su padre (Freeman), un viejo decrépito que fue mano derecha del dictador. Un terrible secreto destrozó la vida de la por entonces joven Uranita, quien guarda mucho rencor hacia su progenitor.

El cineasta tuvo la suerte de reunir al elenco de actores que precisaba la historia. Para dar vida a Trujillo escogió a Milian, a quien conoció en la película 'Traffic'. De Urania, sabía que el papel tenía que ser para Rossellini, una actriz que proyecta "calidez y sensibilidad" pero que, a la vez, tenía que poner una dosis de frialdad. Leonidas encarna a Uranita niña y Botto es Amadito, un militar fiel al régimen que poco a poco va dándose cuenta de las atrocidades que ocurren en su país.

LO PERSONAL Y LO POLÍTICO

El director explica que la película es una cosa y la novela otra, pese a las similitudes obvias. Además, ambas participan de la mezcla entre ficción y realidad, sobre todo el tiranicidio. "Me interesaba más lo personal que la parte política", apunta.

Lo que si tenía claro Llosa era que quería cambiar de registro y tener "libertar creativa" para hacer el cine que quiere hacer. "Las películas de Hollywood no es algo que me resulte atractivo. Quizá vuelva a trabajar allí, si hay guiones con los que me sienta más implicado", puntualiza un creador que siempre había querido plasmar en el celuloide sus experiencias.

'La fiesta del chivo' está rodada en inglés, para darle mayor difusión internacional. Llosa no descarta nuevos proyectos junto a Vargas Llosa para llevar al cine otras de sus novelas.