3 de agosto de 2006

España/Perú.- Vargas Llosa y Sánchez Gijón comparten el escenario del Teatro Romano de Mérida en "Odiseo y Penélope"

MERIDA, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

La actriz española Aitana Sánchez Gijón compartirá hoy, y hasta el próximo domingo día 6, el escenario del Teatro romano de Mérida con Mario Vargas Llosa, en la obra del propio autor peruano "Odiseo y Penélope".

Esta será su segunda colaboración conjunta después de 'La verdad de las mentiras', representada con éxito en México, y la primera vez que la actriz pise el escenario del teatro emeritense, algo que, reconoce, la asustaba en un principio.

"Pensaba que me iba a desmayar cuando pisara el escenario, acogotada y muy impresionada por la magnitud y por lo que supone el Teatro Romano de Mérida". Sin embargo, "nada más llegar sentí una placidez, un bienestar, no sé, me tranquilizó mucho, me sentí muy bien, seguramente mañana (por hoy) me dé el ataque de nervios de rigor, pero me está resultando muy placentero estar ahí arriba", aseguró la actriz en una entrevista a Europa Press Televisión.

A su lado estará Mario Vargas Llosa, el escritor peruano que vuelve a subirse a un escenario después de la experiencia de 'La verdad de las mentiras'. "Creo que Mario tiene un talento natural para estar en el escenario, aunque no es un actor, tiene tablas como orador, está acostumbrado a hablar al público,...", dijo.

"Pero aquí ha dado un paso más, tenemos que aplaudir su valentía y generosidad porque creo que es un privilegio para la gente estar en Mérida y recibir este regalo de Mario Vargas Llosa, que lo tiene todo hecho en la vida, esperemos que siga regalándonos literatura maravillosa como hasta el momento, pero su espíritu aventurero hace que asuma cada vez retos más difíciles", afirmó.

PENÉLOPE

Respecto a su papel en la obra, donde interpreta a todas las mujeres con las que está Odiseo durante su viaje, asegura que es una "mujer sabia, una mujer que ha sabido esperar, que ha sido leal a un amor, que nunca ha perdido la esperanza, que se las ha arreglado para entretener y engañar a todos sus pretendientes que querían abalanzarse sobre ella y que cuando regresa su amor acepta entrar en el juego de él de contar las aventuras y experiencias de estos 20 años".

"Ella acepta también encarnar a todas esas mujeres que se ha encontrado Odiseo por el camino, a las que ha amado compartiendo cama y vida", señaló.

Para llenar un escenario inmenso como es el del Teatro de Mérida, la actriz confía en "la palabra y en la predisposición del público en sentarse a escuchar como cuando ellos le cuentan a sus hijos cuentos antes de dormir. Yo les pediría que se sienten como el niño que espera su cuento para poder dormir luego bien".

Sánchez Gijón ha realizado con ésta tres obras de teatro en el transcurso de este año, y aún tiene pendientes los trabajos de dos películas antes del 31 de diciembre. Para ella, el teatro no es una válvula de escape como lo es para otros actores, para ella "supone una carga de adrenalina muchísimo mayor que el cine".

"Y no quiero decir que el cine me resulte fácil o descansado. El teatro me produce un vértigo que no me produce el cine y en Mérida se multiplica por el número de espectadores, por el peso de las piedras, etc.", apuntó.