29 de abril de 2008

España.- Rumiñahui cree que el contrato de integración valenciano fomenta la xenofobia "a gran escala"

VALENCIA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Inmigrantes Ecuatorianos y Latinoamericanos Rumiñahui aseguró hoy que el contrato de integración propuesto por el Gobierno valenciano es su "auto-expulsión de Europa" y fomenta "a gran escala la xenofobia y la ya existente violencia y agresión". Además afirmó que "restringe y controla nuestras vidas y coarta la libertad".

La entidad señaló en un comunicado que la decisión se basa en la "obediencia y sumisión a las determinaciones de la Generalitat, del presidente Francisco Camps y del PP", por lo que, a su juicio, "la perversidad de los perdedores de las últimas elecciones generales no tiene límite".

Así, explicó que el contrato de Integración propuesto en la campaña electoral por el presidente del PP, Mariano Rajoy, "tuvo una respuesta social y electoral el 9 de marzo, con un rechazo generalizado porque la sociedad española en su mayoría asume positivamente nuestra presencia y reconoce que el desarrollo y la riqueza generada también tiene que ver con nuestro esfuerzo y trabajo".

Además, criticó que en la situación actual de crisis económica mundial y con el "pinchazo" de la construcción, "que obliga a los obreros a cambiar de sector", se lance una "campaña soterrada en contra de la inmigración criminalizándola y acusándola de los males no resueltos por los Gobiernos y administraciones".

En este sentido, aseguró que existen propuestas para la integración por lo que emplazaron a las administraciones y al PP a un debate publico sobre integración trabajo y convivencia. Por último, se preguntó por qué el PP no se expone ante la Unión Europea, si la Comunitat Valenciana "aprueba" en políticas de Integración, en inversión social y convivencia, y en política de vivienda de protección oficial.

A este respecto, respondieron que la integración "no es sólo propaganda, ni buenas intenciones" y subrayaron que "hay que invertir y trabajar y eso sí lo hacemos las asociaciones de inmigrantes comprometidas y defensoras de los derechos humanos, a pesar de no recibir ningún tipo de ayuda, ni subvenciones, ni permiso alguno para realizar nuestras actividades".

Así, alegaron que los inmigrantes "respetamos la Ley y cumplimos con nuestras obligaciones", además, manifestaron que la asociación Rumiñahui es "fiel a sus principios de integración social, por lo que parte del respeto, el reconocimiento y el derecho de los trabajadores".