18 de junio de 2007

España.-El servicio aragonés de Salud colabora con Senegal y Nicaragua para mejorar su asistencia sanitaria

ZARAGOZA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El grupo de Cooperación del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) colabora con la ciudades de León y Kaolack, en Nicaragua y Senegal respectivamente, para mejorar la asistencia sanitaria en ambos países. Profesionales aragoneses están formando al personal sanitario de estos países, otorgándoles materiales y equipamiento para que puedan mejorar sus sistemas sanitarios.

Ambos proyectos fueron presentados hoy en rueda de prensa en el Hospital Clínico Universitario 'Lozano Blesa' de la capital aragonesa. En el acto participaron diversos profesionales del Hospital Clínico, como Florencio García; los especialistas en aparato digestivo Miguel Ángel Simón y Marcos Díez; el psiquiatra Tirso Ventura; y Abdulaye Tambedou, miembro de la Asociación sociocultural Zaragoza-Kaolack y uno de los senegaleses impulsor del proyecto de trabajo en esta región.

Este grupo de cooperación, explicó Tirso Ventura, funciona "desde hace tres años, y desde hace dos colaboramos en distintos proyectos con el departamento de Cooperación del Gobierno de Aragón", de manera que ya se han llevado a cabo distintos proyectos en República Dominicana, Malawi, el Chad, Angola, y ahora la colaboración se amplía a Senegal y Nicaragua".

En Nicaragua, se trabaja con el Hospital Escuela "Óscar Danilo Rosales" de la localidad de León, donde "se forma a médicos nicaragüenses en endoscopia digestiva diagnóstica y terapéutica", señaló Miguel Ángel Simón, responsable del proyecto. Esta colaboración surge de los hermanamientos "muy intensos" que se mantienen con esa zona desde que "uno de sus médicos vino a Zaragoza a formarse y de ahí se planteó el primer viaje a Nicaragua en 2004", un país con "un nivel de receptividad muy importante", añadió.

En este caso, el principal déficit en la zona es la "falta de material y de tecnología", como en el caso de los materiales necesarios para hacer análisis, pero no la carencia de "personal preparado". Además, la endoscopia "es para ellos muy importante porque tienen muchas patologías gástricas" por lo que las aportaciones en este campo son realmente necesarias. Como "novedad, este año hemos traído a un médico de Nicaragua durante dos semanas para que se formase", y enseñarle el funcionamiento de todos los equipamientos.

En Nicaragua, "los indicadores económicos son lamentables. La sanidad es gratuita, pero sólo garantiza una cama, no garantiza técnicas ni medicamentos", afirmó Simón. Asimismo, "la gente no tiene acceso a los médicos porque es difícil llegar a ellos" y las necesidades allí "son muchas, especialmente en educación, carreteras y sanidad, que es lo que más necesitan". En este sentido, "su situación es como la de España hace 80 años; mientras nosotros nos desarrollamos rápidamente ellos se quedaron estancados", valoró.

Para mejorar la situación de la zona de León, las líneas de trabajo que se siguen pasan por aportar al Hospital de esta ciudad equipos y materiales de endoscopia digestiva; optimizar el uso de la endoscopia diagnóstica y terapéutica; formar médicos en estas áreas mediante actuaciones y estancias en Nicaragua y estancias en el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza a través de un curso teórico de actualización en patología digestiva impartido durante la estancia en León; y fomentar un contacto permanente entre profesionales para propiciar el apoyo médico y expandir la formación en endoscopia en otras áreas del país.

KAOLACK, EN SENEGAL

Respecto a la situación en Kaolack, Senegal, Abdulaye Tambedou aseguró que esta zona, en la que viven cerca de un millón de habitantes, "tiene muchos problemas económicos, pero especialmente sanitarios". En todas las provincias senegalesas existen problemas a la hora de gestionar la sanidad, pero "Kaolack es la provincia más grande" y no puede "afrontar los problemas sanitarios".

Por ello, Tambedou agradeció la ayuda que los profesionales aragoneses están prestando allí. "Ayudar a una persona en el ámbito de la sanidad es ayudarle a vivir, y ayudar a una persona es ayudar a un pueblo", por eso "esperamos que el trabajo que se está realizando" vaya para adelante".

Tambedou fue uno de los senegaleses que propusieron desarrollar este tipo de cooperación sanitaria con su región de origen. En noviembre de 2005, un equipo encabezado por el especialista en aparato digestivo Marcos Díez, visitó Kaolack, "elaboramos un informe" y de ahí surgieron varios proyectos de cooperación.

Así, "en abril enviamos material quirúrgico al Hospital de Kaolack", en concreto cinco mesas de anestesia, dos bisturís eléctricos, varios monitores y desfibriladores, un coloscopio y diverso material quirúrgico donado por el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa y por el Hospital Universitario Miguel Servet; "en mayo nos desplazamos al Hospital y llevamos allí a personas que luego quisieran implicarse en la formación de los médicos senegaleses", de forma que viajaron a Senegal especialistas en ginecología, ostreticia, aparato digestivo, así como técnicos y personal administrativo.

Ahora "han comenzado a andar" varios proyectos. "El servicio de pediatría se va a hacer cargo de la formación básica en recién nacidos prematuros; la dirección del hospital hará estadísticas sobre higiene sanitarias y epidemiología; se trabajará en mantenimiento y supervisión de aparatos y equipamientos del Hospital de Kaolak; y se equipará y mantendrá un puesto de salud rural" en una zona de la sabana senegalesa, en el Departamento de Kaffrine, con 20.000 habitantes "que tienen un acceso difícil a la sanidad" y en el que trabajarán dos personas gracias a la financiación del Ayuntamiento de Zaragoza.

En Senegal, los principales problemas se producen por "la falta de infraestructuras, especialmente en saneamientos y en la red de agua", que hacen que pueda extenderse una enfermedad como la malaria, causa de la muerte de cientos de personas. "El segundo gran problema es la cultura. Es necesario que la gente conozca las medidas higiénicas y culturales para poderse desarrollar, especialmente en el área materno-infantil", de forma que se debe incidir en cuestiones como el uso de medios anticonceptivos, apuntó Marcos Díez.