3 de enero de 2007

España.- El vehículo de Carlos Palate no ha ardido y ni se desplazó por la onda expansiva

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vehículo en el que se encontraba Carlos Alonso Palate, el ecuatoriano muerto en el atentado de ETA del pasado 30 de diciembre, no ha ardido y estaba en el mismo lugar donde estaba aparcado, por lo que no fue desplazado por la onda expansiva, según los datos facilitados por Emergencias Madrid en la T-4.

El coche de Palate se encontraba en la plaza número 423 de la planta cero del módulo D del aparcamiento de la Terminal 4 de Barajas cuando se produjo la explosión.

Para acceder a los restos, los bomberos han abierto una cavidad entre los escombros y entre varios vehículos aplastados, donde encontraron el coche del ciudadano ecuatoriano y en su interior su cadáver.

Asimismo, las fuentes citadas indicaron que el equipo de rescate utilizó un soplete para abrir el vehículo y, después, esparcieron agua para que el equipo de rescate pudiera llegar a los restos.

En este momento, están trabajando subcontratas de demoliciones, la Guardia Civil con perros, la Policía Científica, equipos de rescate y Samur. Se estima que los trabajos para la recuperación de los restos mortales del joven podría tardar dos horas.

Según Emergencias, el coche estaba totalmente aplastado y por la posición que se encontraba el cadáver todo indica que se encontraba durmiendo.