1 de septiembre de 2015

Estado Islámico intenta vender en EEUU arte robado para financiarse

WASHINGTON, 1 Sep. (Notimérica) -

El FBI ha pedido esta semana a los coleccionistas y distribuidores de arte que sean especialmente cuidadosos cuando adquieran piezas procedentes de Oriente Próximo, ya que una investigación ha revelado que algunas de las obras que llegan al mercado lo hacen a través de redes ilegales controladas por el grupo terrorista Estado Islámico.

"Ahora tenemos informes contrastables que señalan que se ha ofrecido a estadounidenses obras, con gran importancia cultural, que han sido robadas de Siria y de Irak recientemente", declaró la encargada del programa contra el robo de arte del FBI, Bonnie Magness-Gardiner.

Por ese motivo, el FBI ha pedido que se de la voz de alarma sobre esta situación entre los profesionales del sector del arte y de las antigüedades, ya que estas obras, además de ser robadas, ayudan a financiar las actividades de los terroristas.

El pasado febrero, el gobierno de Estados Unidos tomó las primeras medidas para evitar que los grupos terroristas comercien con libertad con antigüedades o petróleo.

Además, el Departamento de Estado del país también mostró el pasado mayo imágenes de algunos de los elementos que habían sido sustraídos en una redada al antiguo jefe de finanzas de Estado Islámico, Abu Sayyaf.

Algunos de los materiales que fueron incautados incluían vajillas, joyas, figuras o manuscritos, que fueron finalmente devueltos al Museo Nacional de Irak.

LISTA ROJA DE OBJETOS EN RIESGO.

Estos objetos, junto a muchos otros, han sido incluidos dentro de una 'lista roja' elaborada por el FBI, que permite a los coleccionistas y expertos en arte formarse en aquello que pueden adquirir y lo que no, porque está protegido por su valor cultural.

De este modo, podrán ver de dónde procede cada objeto o si dispone de una licencia de exportación a un determinado país; en caso negativo, lo recomendable es avisar a las autoridades, ya que podría tratarse de una pieza robada.

"Hay que tener mucho cuidado al comprar material (...) aunque esto no quiere decir que no se compre nada. Lo que queremos decir es que no queremos que se permita la compra de arte que apoye la financiación del terrorismo", señala el FBI.