25 de febrero de 2019

Las estrellas viejas tardan en morir más de lo que se pensaba

Las estrellas viejas tardan en morir más de lo que se pensaba
IAC

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las gigantes rojas, invisibles para el ojo humano, eran, oficialmente y hasta el momento, los objetos que mayor pérdida de masa sufrían. Pero, en realidad,resisten más de lo pensado.

Pero las estructuras espirales detectadas por un equipo internacional formado por investigadores de 14 instituciones científicas europeas --entre las que se encuentra el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Universidad de La Laguna (ULL)-- revelan todo lo contrario.

Al final de su vida, alrededor del 95% de las estrellas evolucionan a gigantes rojas que se desprenden de su masa a través de lo que se conoce como un viento estelar. Eventualmente, se desvanecen en forma de nebulosas planetarias con un núcleo estelar caliente llamado enana blanca.

Ahora, científicos han detectado la existencia de una interacción binaria que había pasado inadvertida para la comunidad científica. Esta nueva investigación aporta una explicación alternativa a las altas tasas de pérdida de masa que se suponía regían el final de la vida de las estrellas gigantes más masivas.

El trabajo, que publica este lunes la revista 'Nature Astronomy', revela que estas estrellas pierden masa a un ritmo mucho menor del que se pensaba. El viento estelar no es más intenso de lo normal, pero se ve afectado por una pareja que, hasta ahora, se había pasado por alto: una segunda estrella que rodea a la gigante roja.

Que este proceso sea más lento de lo esperado impacta enormemente en la forma de entender cómo mueren las estrellas. Como consecuencia de este descubrimiento, se desprende que las estrellas gigantes más masivas necesitan más tiempo para depositar sus entrañas químicamente ricas en su entorno, afectando al enriquecimiento del medio interestelar y, por tanto, a la evolución química de la galaxia.

El único observatorio que podía facilitar información detallada del desconcertante superviento en la última fase de la vida de las estrellas gigantes más masivas es ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), instalado en el desierto de Atacama (Chile).

"Los datos recogidos mostraban una estructura espiral que confirma que estas estrellas no son individuales, sino que tienen una compañera binaria", explica Aníbal García Hernández, investigador del IAC y de la ULL y coautor del artículo, que dice que "la interacción con esa compañera da como resultado una morfología de viento bastante compleja, en forma de espiral incompleta".

Según explica el científico, los datos anteriores carecían de la resolución espacial y la sensibilidad que proporciona ALMA y no permitían a los astrónomos encontrar las características asociadas con la presencia de una estrella binaria.

La interpretación de ALMA, dentro de este nuevo contexto, ha mostrado de manera convincente que la última fase evolutiva de estas estrellas viejas no está caracterizada por un corto "superviento extremo", sino más bien por una fase de "viento normal" mucho más larga. En otras palabras, "las viejas estrellas tardan más en morir", o también, "las viejas estrellas viven más".

Ahora, la comunidad científica investiga si la existencia de un sistema binario podría explicar el comportamiento de otras gigantes rojas especiales. "Creíamos que muchas estrellas vivían solas, pero probablemente tendremos que ajustar esta idea", aclara Leen Decin, autora principal del artículo y profesora de la Universidad Católica de Leuven, que concluye que "es probable que una estrella con una pareja sea más común" de lo que se pensaba.

Contador

Lo más leído en Sociedad