23 de marzo de 2016

Exfuncionarios de petrolera venezolana PDVSA se declaran culpables de soborno

Exfuncionarios de petrolera venezolana PDVSA se declaran culpables de soborno
REUTERS

CARACAS, 23 Mar. (Reuters/Notimérica) -

Tres exfuncionarios de la petrolera estatal venezolana PDVSA se declararon culpables en Estados Unidos de cargos relacionados con un esquema de soborno ejecutado por dos empresarios para ganar contratos energéticos.

Así lo ha confirmado este miércoles el Departamento de Justicia estadounidense. La admisión de culpabilidad de conspirar para realizar el lavado de dinero la hicieron mediante un sobre sellado el pasado diciembre y tres meses depués, un juez federal en Houston ha hecho pública la declaración.

Los tres exfuncionarios de Petróleos de Venezuela (PDVSA) son José Luis Ramos Castillo, de 38 años; Christian Javier Maldonado Barillas, de 39 años; y Alfonzo Eliezer Gravina Muñoz, de 53 años.

El Departamento de Justicia confirmó que los exfuncionarios admitieron haber aceptado sobornos de dos empresarios venezolanos, Roberto Rincón y Abraham José Shiera Bastidas, quienes fueron acusados en diciembre de violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

Shiera, quien reside en Miami y es dueño de varias compañías energéticas basadas en Estados Unidos, se declaró culpable el martes. Uno de sus empleados, Moisés Abraham Millan Escobar, admitió bajo acuerdo en enero ser culpable de conspiración, de acuerdo a la información aportada por los fiscales.

La fiscal general adjunta Leslie Caldwell calificó en un comunicado al caso de PDVSA como el "resultado de un esfuerzo tenaz y coordinado de nuestros fiscales y agentes para desentrañar una compleja red de sobornos pagados a funcionarios venezolanos".

Según la acusación, Rincón, de 55 años, y Shiera, de 52, conspiraron para pagar sobornos a funcionarios con el objetivo de asegurar contratos de PDVSA.

También asegura que cinco funcionarios de la compañía recibieron cientos de miles de dólares en sobornos hechos por transferencias electrónicas, pagos de hipotecas, boletos de avión y, en un caso, whisky.

Otro soborno registrado fue el de un funcionario de la compañía venezolana a quien se le pagó un gasto de más de 14.000 dólares en el exclusivo Hotel Fontainebleau en Miami Beach.

Más de 1.000 millones de dólares fueron vinculados a los sobornos desde el 2009 al 2014. Rincón, un venezolano que vive en Texas, recibió 750 millones según los documentos judiciales, ante lo que se declaró no culpable.

Según el Departamento de Justicia, Ramos, Maldonado y Gravina, todos de la ciudad de Katy, en Texas, conspiraron con Shiera y Rincón para blanquear lo obtenido de los sobornos.

PDVSA, quien no ha respondido a un pedido por declaraciones, había denunciado previamente el caso como parte de una campaña internacional difamatoria.