2 de julio de 2009

Expansión gripe H1N1 amenaza rito argentino del mate

Por Karina Grazina

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - La rápida expansión de la gripe H1N1 en Argentina amenaza al tradicional rito del mate, la infusión local por excelencia que se toma en grupo y de un mismo recipiente y que ahora los médicos piden que no se comparta para prevenir la propagación del virus.

En todas las casas argentinas hay al menos un mate, un pequeño cuenco donde se coloca agua y yerba, que se sorbe a través de una bombilla y que cotidianamente se comparte con colegas de trabajo, grupos de estudiantes y en reuniones familiares y de amigos.

Por la gripe A H1N1, que ya ha provocado en el país la muerte de entre 43 y 44 personas y miles de infectados, ha pasado a ser una costumbre riesgosa.

"El mate es antihigiénico (...) hay que tomarlo individual", advirtió Silvia González Ayala, jefa de Infectología del Hospital de Niños de la ciudad de La Plata, a la radio local El Mundo.

"Nosotros somos infectólogos, nos critican por decir esto, porque dicen que la gracia es tomarlo en rueda (...) hagan lo que quieran, pero el problema no son sólo las enfermedades respiratorias, otras también se pueden transmitir con el mate", advirtió.

Varias empresas han pedido a sus empleados prevenir el riesgo extremando medidas de higiene, entre ellas no compartir la infusión.

El mate, una verdadera institución cultural argentina también consumida con fruición en Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil y Chile, se prepara con hojas de yerba mate secas a la que se agrega agua caliente.

La bombilla que se introduce en el líquido termina en forma de una almendra llena de agujeritos, para que pase la infusión y no la hierba.

Para muchas personas, la bebida está asociada a compartir un momento con otros. A veces, de las ruedas o "mateadas" participan hasta 10 personas y la bombilla del mate que pasa de mano en mano y de boca en boca no suele limpiarse.

"Yo tomo el mate todo el día. Sigo tomando pero sólo estoy compartiendo con mi esposo. Si vinieran visitas a casa, creo que trataría de no tomar, o mejor les ofrecería un té, muy diplomáticamente", dijo Verónica Festian, una licenciada en turismo de 37 años.

La impronta gregaria del mate es tan fuerte que, incluso en algunos bares existe el llamado "mate comunitario", que los clientes usan y luego devuelven en el mostrador.

Argentina es uno de los principales productores mundiales de yerba y las provincias de Corrientes y Misiones concentran la mayoría de las plantaciones.

Ante la expansión del virus, autoridades argentinas decidieron el martes suspender las clases en casi todos los distritos del país, incluyendo la provincia de Buenos Aires y la ciudad capital de la nación.

Los especialistas también desaconsejaron saludarse con un apretón de manos y con un beso, otra costumbre popular en Argentina incluso entre los hombres.

El lunes renunció a su cargo la ministra de Salud Graciela Ocaña y su reemplazante designado asumió el miércoles.