11 de agosto de 2016

La explotación y la trata de personas, un problema del día a día en Guatemala

La explotación y la trata de personas, un problema del día a día en Guatemala
REUTERS

   CIUDAD DE GUATEMALA, 11 Ago. (Notimérica) -

   En Guatemala los trabajadores califican sus empleos como "normales", pero la realidad es que se trata de una tapadera para ocultar redes de trata de personas y de explotación.

   Estas redes tienen como fin la explotación o esclavitud, tal y como ha asegurado la directora de 'Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y el Tráfico de Niños con fines Sexuales' (ECPAT por sus siglas en inglés), María Eugenia Villareal.

   Villareal se ha referido a estas estructuras asegurando que su objetivo más perseguido es el fin económico, llegando a cometer delito. Asimismo, particulares como amas de casa incurren en este tipo de explotación y no le pagan el salario a sus empleadas, según ha informado el medio guatemalteco 'Noticias.gt'.

   Es evidente que la trata de personas y la explotación tienen una gran cabida en el país centroamericano, pero ¿cuáles son los empleos más propensos a este tipo de delitos?

   El trabajo doméstico, la producción y recolección de café y caña de azúcar, las coheterías, las pesquerías, el trabajo infantil de los picapedreros, el trabajo en las canteras, las tiendas y la mendicidad son los empleos que más sufren este tipo de explotación en el Guatemala.

   Este tipo de trabajos carecen de horarios, condiciones laborales como pueden ser los bonos, indemnizaciones, vacaciones y, en el peor de los casos, llega a haber explotación sexual donde las mujeres son las más vulnerables.

   A pesar de estas condiciones irregulares, en Guatemala existen varias instituciones donde se pueden hacer denuncias anónimas acerca de este tipo de casos.

   Algunos ejemplos son: la Procuraduría los Derechos Humanos, la Procuraduría General de la Nación, el Ministerio Público, la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de la República, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Secretaría contra la Violencia Sexual, la Explotación y Trata de Personas y en la Dirección General de Migración.

   Datos desprendidos del informe elaborado por el Procurador de los Derechos Humanos (PDH) del país centroamericano presentaron que en 2015 la trata de personas aumentó un 23 por ciento con un total de 673 registrados, unos números que esconden una realidad mucho más negativa de hasta 20.190 "víctimas ocultas".

   Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por cada persona rescatada en el mundo otras 30 siguen "ocultas", según ha informado 'La Opinión'. La mayoría de las víctimas, un 57 por ciento, son menores de edad que representan el 15 por ciento del total de posibles víctimas de trata. Además, las niñas entre 1 y 12 años están todavía más expuestas a violaciones graves a sus Derechos Humanos.

   El informe de la PDH ha señalado que "la situación que enfrentan las personas migrantes, especialmente aquellas que viajan en situación irregular, las hace vulnerables a la trata de personas".

   En 2015 solamente un caso de trata de personas fue judicializado en un tribunal especializado en el tema. Aunque la cifra de sentencias condenatorias aumentó en 2015 un 94 por ciento, con 37 resoluciones, estas sólo suponen un 9 por ciento de todas las denuncias recibidas.