9 de octubre de 2015

Las familias de los estudiantes que murieron hipnotizados serán indemnizadas

Washington DC, 9 Oct. (Notimérica) -

La escuela superior North Port en Florida deberá indemnizar con 600.000 dólares en total a las familias de tres alumnos que murieron tras ser hipnotizados por un exrector de la institución, en el sureste de Florida.

Durante el curso 2010/11, tres estudiantes murieron de forma casi consecutiva en diferentes circunstancias. Primero, Marcus Freeman, de 16 años, en el mes de marzo perdió el control de su camioneta y terminó estrellándose contra un árbol en la carretera que transitaba. Un mes después, Wesley McKinley, de la misma edad, se suicidó. Mientras que en mayo, Brittany Palumbo, de 17 años, también decidió quitarse la vida.

Aunque en un principio los casos no tenían relación alguna, George Kenney, que por aquel entonces ejercía el cargo de rector de North Port confesó haber hipnotizado a las víctimas.

Ante esto, los padres de los jóvenes decidieron emprender acciones legales y pusieron una demanda civil contra el centro debido a que las leyes de Florida establecen que los maestros representan a la junta académica. Finalmente, la justica dictó que cada familia debía percibir 200.000 dólares de indemnización.

Según la investigación, Kenney carecía de licencia médica emitida por el estado de Florida, lo que no le impidió hacer sesiones de hipnotismo con decenas de estudiantes entre 2006 y 2011, pese a las advertencias de la junta escolar