10 de junio de 2010

Un fotógrafo podría ser demandado por tomar imágenes que dejan mal al Gobierno

CARACAS, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y el Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela alertó este miércoles de que el fotógrafo venezolano Yunior Lugo se enfrenta a una "amenaza judicial" tras la difusión de unas instantáneas tomadas por él en que se veían sacos de alimentos distribuidos por el Gobierno descompuestos, quemados y semienterrados en un vertedero del estado de Falcón (noroeste).

En un comunicado difundido este miércoles, ambos sindicatos periodísticos alertaban a la opinión pública "sobre una amenaza judicial que se cierne sobre el compañero reportero gráfico del diario La Mañana (estado Falcón), Yunior Lugo, quien registró con su cámara el contenido de una fosa en el vertedero de basura de Tiguadare, donde fueron acumulados alimentos de diverso tipo (...) parcialmente enterrados y/o incinerados".

Según estas organizaciones, los alimentos descompuestos se encontraban en sacos con el anagrama de la empresa estatal Producción y Distribución Venezolana de Alimentos (Pdval) -- que se encarga de distribuir alimentas a bajo precio a los sectores de la población con menos ingresos-- y del programa subvencionado de distribución de alimentos Mercal.

En el comunicado se lamentaban además las declaraciones realizadas por algunos representantes del Gobierno de Falcón, que afirmaron que denunciarían a Lugo ante la Fiscalía por haber urdido supuestamente un montaje fotográfico en connivencia con partidos opositores para desacreditar el programa del Gobierno de distribución de alimentos a las familias más necesitadas del país.

Los autores del texto denuncian además que Lugo ha recibido amenazas telefónicas anónimas de simpatizantes del Gobierno, que criticaban que sus fotografías siempre suelen ser críticas con el Ejecutivo del presidente Hugo Chávez. Las instantáneas se publicaron en el dirio de Falcón 'La Mañana' y en el rotativo caraqueño 'El Universal'.

Por otro lado, los sindicatos periodísticos sugerían que algunos de los testigos que les hicieron llegar la información del episodio del vertedero han sudo presionados por el Gobierno para que modifiquen su declaración, y denunciaron que miembros de las fuerzas de seguridad venezolanas acudieron al vertedero a quemar los alimentos podridos y así eliminar cualquier rastro de lo sucedido.

(EUROPA PRESS INTERNACIONAL)