29 de julio de 2011

Francia/Brasil.- La BEA dice que los pilotos del avión de Air France que se estrelló en 2009 podrían haberlo evitado

PARÍS, 29 Jul. (Reuters/EP) -

La Oficina de Investigación y Análisis (BEA), el organismo francés responsable de las investigaciones técnicas sobre accidentes de aviones civiles, ha afirmado este viernes que los pilotos del avión de Air France que se estrelló en el océano Atlántico en 2009 podrían haberlo evitado.

"La situación era salvable", ha declarado a los medios de comunicación el director de la BEA, Jean-Paul Troadec, poco después de que se publicase el último informe de este organismo sobre el accidente del vuelo AF447.

El Airbus 330 se precipitó al mar el 1 de junio de 2009 cuando se dirigía a París desde Río de Janeiro. Murieron las 228 personas que iban a bordo.

Según el informe, la tripulación ignoró las alertas de entrada en pérdida y no aplicó los procedimientos que establecen los manuales de vuelo. Los pilotos no hablaron de las reiteradas advertencias cuando el avión cayó en picado 11,58 kilómetros a una velocidad de 200 kilómetros por hora.

La información obtenida de las cajas negras, encontradas recientemente, ha permitido confirmar que, como se dijo el pasado mayo, durante los últimos minutos de vuelo AF447 la tripulación respondió a las alertas de entrada en pérdida haciendo algo que ha dejado perplejos a los expertos en aviación: colocando el morro del avión hacia arriba en vez de hacia abajo.

La entrada en pérdida es una situación peligrosa que ocurre cuando las alas del avión no son capaces de sostenerlo. Según los manuales de vuelo, lo que hay que hacer en este caso es colocar el avión con el morro hacia abajo para coger el aire en un ángulo mejor.

Que un avión comercial experimente una entrada en pérdida es algo que rara vez sucede, sobre todo cuando se encuentra a tanta altura. Quienes investigan accidentes aéreos han explicado que no hay una formación específica para actuar en una situación como ésa.

La BEA también ha publicado este viernes una lista de diez recomendaciones de seguridad, entre las que figura la de mejorar la formación sobre cómo pilotar manualmente un avión. Hay quienes opinan dentro del sector que esta habilidad se ha perdido con el uso de ordenadores.

Este informe probablemente generará una discusión entre Airbus y Air France sobre cuál fue la causa principal del accidente: que los pilotos no respondieran a la situación de entrada en pérdida o el hecho de que los indicadores de velocidad no funcionaran bien temporalmente debido a la congelación de los sensores.