15 de julio de 2009

Francia permitiría que más tiendas abran los domingos

PARIS (Reuters/EP) - Francia permitiría que las tiendas en zonas turísticas y en algunas áreas urbanas especiales abran los domingos, gracias a una ley aprobada el miércoles en el parlamento que liberaliza el comercio.

La decisión es parte de la agenda de reformas del presidente Nicolás Sarkozy.

Al igual que otros de sus planes de reformas, como una reestructuración en la educación, la propuesta para permitir el funcionamiento del comercio durante los domingos debió reducir su alcance por las críticas de políticos de oposición y sindicatos respecto a que la medida privaría a las personas de su día de descanso.

Al igual que en gran parte de Europa, la sociedad francesa permanece dividida. Los sondeos muestran que las personas dudan entre la utilidad de un día más de comercio y la necesidad de dar descanso a los trabajadores.

El parlamento aprobó la ley con 282 votos a favor y 238 en contra. La coalición de Sarkozy votó en su mayoría a favor, mientras que la oposición socialista se mostró contraria a la idea.

Bajo la nueva ley, que aún deberá pasar por el Senado, los minoristas en las zonas turísticas podrán abrir los domingos. Antes de esto, esto sólo estaba permitido para las tiendas especializadas en bienes recreativos.

Las tiendas de alimentos podrían abrir hasta las 13.00, y las grandes ciudades como París y Lille podrían crear zonas especiales para el comercio minorista de los domingos.

Los empleados que trabajen los domingos lo deberán hacer de manera voluntaria y recibirán el doble del salario normal.

Más temprano este mes, un sondeo encargado por el periódico Liberation mostró que un poco más de los franceses se opone al trabajo los domingos, mientras que una vasta mayoría -más del 80 por ciento- ve al domingo como un día importante en un sentido espiritual y recreativo y quiere que se mantenga como un día de descanso.

Sin embargo, un sondeo del periódico Le Figaro en diciembre mostró que dos tercios de los franceses estaban a favor de dejar que las tiendas abrieran los domingos si los comercios querían hacerlo.

Las restricciones al comercio los días domingos, que eran comunes a lo largo de Europa, han sido desplazadas gradualmente a pesar de la fuerte oposición de parte de la Iglesia desde que Gran Bretaña liberalizó las leyes de comercio a comienzos de la década de 1990.

Alemania también ha relajado sus leyes de comercio, aunque en algunos países, incluyendo Italia, los centros desiertos y las tiendas cerradas siguen siendo la norma los domingos.

(Emile Picy)