14 de octubre de 2015

Los fugitivos de Alcatraz podrían seguir con vida en Brasil

NUEVA YORK, 14 Oct. (Notimérica) -

Localizada en una solitaria isla en la bahía de San Francisco, Alcatraz ('La Roca') mantenía a los cautivos de la Guerra Civil estadounidense. En 1934 se llegó al punto culminante de la guerra contra el crimen y la prisión se convirtió en la de mayor seguridad, donde residían criminales como Al Capone.

En los años 30, Alcatraz ya era un lugar inhóspito , rodeado por las frías y turbulentas aguas del Pacífico. La reforma llevada a cabo incluyó barras de hierro más duras, torres de vigilancia estratégicamente colocadas y estrictas reglas como el chequeo de cada prisionero 12 veces al día. La fuga se antojaba imposible.

A pesar de las pocas posibilidades que había de escapar, desde 1934 hasta 1963 --cuando 'La Roca' fue cerrada-- 36 hombres intentaron 14 fugas y todos ellos fueron capturados o perecieron en el intento. Pero el destino de tres hombres sigue siendo un misterio a día de hoy: a falta de confirmación, los hermanos Anglin y su compañero Frank Morris actualmente podrían encontrarse en Brasil.

LA FUGA

La noche del 11 de junio de 1962, lograron lo imposible: fugarse de Alcatraz. El plan de escape fue elaborado durante más de un año e incluía la fabricación de una balsa, unos chalecos salvavidas formados con más de 50 impermeables, aumentar el tamaño de los agujeros de ventilación de su pared y unos maniquís que parecían personas reales (ellos mismos) con el fin de hacer creer a los guardias que se encontraban en sus camas.

Los presos se escaparon a través de las rejillas de ventilación y se dirigieron a la parte noreste de la isla, donde inflaron la balsa, los chalecos y se metieron al agua. Diversos informes decían que se habían ahogado en el intento o que habían escapado a la cercana Isla del Ángel. Un cuarto preso, Allen West, estuvo involucrado en el plan de escape pero nunca llegó a salir de su celda. Los detalles de la fuga fueron revelados por el propio West tras varias entrevistas.

Durante varios años, innumerables agentes del FBI trabajaron en el caso. Utilizaron a los medios de comunicación tales como el programa de televisión 'TV show America's Most Wanted' para obtener información adicional, pero el FBI lo cerró en 1979 y los Marshalls se hicieron cargo.

En 1993, en una entrevista para el programa, el director de los Marshall John Twomey dijo: "Sabemos que eran jóvenes y robustos, que tenían las capacidades físicas para sobrevivir y que habían organizado un buen plan". La fuga supuso uno de los mayores crímenes sin resolver de la historia de EEUU. "No importa dónde nos lleven las pruebas o cuántas horas gastemos con el caso, los Marshall continuarán investigando lo máximo posible", afirmó el director asistente de la División de Investigación de los Marshall, David Harlow.

BRASIL, POSIBLE DESTINO DE LOS FUGITIVOS

Tras 50 años de la fuga de la prisión de Alcatraz de 1962, los US Marshall siguen con la cancería de John y Clarence Anglin y Frank Morris. Han sido los únicos que han conseguido escapar de la prisión de máxima seguridad y todavía permanecen en paradero desconocido.

Recientemente, familiares de los hermanos fugitivos han presentado pruebas que muestran que no solo lograron escapar, sino que actualmente continúan con vida, y todas las evidencias apuntan en una dirección: Brasil, donde pueden haber pasado sus últimos años.

Las primeras pruebas presentadas fueron unas tarjetas de Navidad firmadas con los nombres de Clarence y John Anglin, entregadas a su madre durante los tres años posteriores a la huida. Aunque la letra pertenecía a los hermanos, los investigadores no pudieron determinar la fecha exacta del material.

La siguiente pista tiene relación con el examen de ADN. La familia finalmente dejó a los investigadores exhumar los restos de otro hermano de los Anglin, Alfred, quien murió electrocutado durante su intento de fuga de una prisión de Alabama. Las autoridades necesitaban su ADN para comparar el de los huesos hallados cerca de la orilla de San Francisco en 1963, que podían pertenecer a los fugados. Sin embargo, el ADN dio negativo.

Los Marshall continuarán la persecución hasta que los fugitivos sean arrestados, mueran o lleguen a los 99 años. "La continua investigación sirve de advertencia al resto de presos de que independientemente del tiempo que lleve, vamos a seguir buscando y llevándoles ante la justicia", asegura Don O'Keefe, un Marshall del distrito de Carolina del Norte. Si los fugitivos siguen vivos, Fran Morris tendría 85 años, Clarence Anglin 81 y su hermano John 82.

Para leer más