7 de mayo de 2018

El Gobierno sopesa indultar a los presos del ELN condenados en relación con el derecho a la protesta

El Gobierno sopesa indultar a los presos del ELN condenados en relación con el derecho a la protesta
REUTERS - ARCHIVO

BOGOTÁ, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno sopesa la posibilidad de indultar a los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que hayan sido condenados por "conductas desplegadas en contextos relacionados con el ejercicio del derecho a la protesta o por disturbios internos", como parte de las medidas para facilitar el diálogo de paz.

Un decreto con fecha del 4 de mayo firmado por el ministro de Justicia, Enrique Gil, informa de que el Gobierno tiene intención de crear "un instrumento jurídico" que permita intercambiar información con el Poder Judicial para hacer seguimiento "a la libertad condicionada para personas privadas la libertad por conductas desplegadas en contextos relacionados con el ejercicio del derecho a la protesta o disturbios internos".

Gil ha recordado que, como parte de la tregua que estuvo vigente entre el 1 de octubre y el 9 de enero y que ahora las partes pretende reeditar, el Gobierno se comprometió a "adelantar un programa de carácter humanitario entre la población carcelaria del ELN que permita mejorar sus condiciones", según informa la prensa local.

En cualquier caso, ha recordado que el Gobierno tiene la obligación de "impulsar o gestionar los correctivos legislativos, administrativos o de otro tipo para hacer cumplir de la mejor manera posible (...) los compromisos derivados del cese al fuego y de hostilidades con el ELN".

La tregua fue el mayor logro del diálogo de paz iniciado el 8 de febrero de 2017 en Quito entre el Ejecutivo de Juan Manuel Santos y la guerrilla. Al término de la misma, el ELN puso en marcha una campaña de atentados que llevó al presidente a suspender las negociaciones.

El diálogo finalmente se reanudó en marzo con el objetivo prioritario de pactar una tregua indefinida. Sin embargo, el Gobierno de Ecuador se ha negado a seguir acogiendo las conversaciones de paz colombianos por la inestabilidad en la frontera. Las partes han elegido La Habana como nueva sede y se espera que las negociaciones se retomen cuanto antes.

La capital cubana ya albergó el diálogo de paz entre el Gobierno y las FARC, otrora la primera guerrilla de Colombia, que duró cuatro años y que concluyó con un acuerdo que ha permitido la conversión del grupo armado en partido político, acabando así con el conflicto más antiguo del hemisferio occidental.