22 de marzo de 2007

Guatemala.- Unos 120 niños han muerto víctimas de ataques violentos en Guatemala en lo que va de año, según una ONG

CIUDAD DE GUATEMALA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Casa Alianza denunció que en lo que va de año 120 niñas y niños han muerto en Guatemala víctimas de ataques violentos y "en un clima de impunidad", cifra que ha aumentado con respecto a 2006, cuando se registró un total de 525 asesinatos.

Así pues, la organización advirtió del "desmedido incremento" de las agresiones contra menores y que "no preocupan al Gobierno", porque "no garantiza la seguridad y bienestar de las y los niños y adolescentes", según informa la agencia 'Cimac'.

Casa Alianza y organismos como la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala explicaron que la violencia generalizada afecta a todo el país, lo que incluye a los menores. Según denunciaron, en los últimos años, la violencia "indiscriminada" contra niñas, niños y jóvenes se ha multiplicado, así como el número de menores autores de este tipo de agresiones.

Muchos de estos menores han sido víctimas de ataques de las 'maras', es decir, las pandillas juveniles formadas también por jóvenes y niños. Pero muchos otros --miembros o no de pandillas-- han sido víctimas de grupos todavía sin identificar y que, según señaló la ONG, en los últimos años gozan de impunidad.

Pero este gran número de menores asesinados en Guatemala no es un hecho aislado. En todo el país, la violencia generalizada es uno de los principales problemas a afrontar y prueba de ello es que los partidos que el próximo mes de septiembre participaron en las elecciones generales han convertido el tema en uno de los ejes de sus campañas.

Estos episodios de violencia se han ejemplificado en las últimas semanas tras la muerte de tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano y su conductor. Días después, cuatro policías sospechosos del crimen fueron asesinados en la cárcel.

VIOLENCIA, INSEGURIDAD Y POBREZA

Según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Guatemala, en el año 2005 la violencia supuso un gasto económico equivalente al 7,32 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país, teniendo en cuenta los costes en el sector de la salud e institucionales, los gastos privados en seguridad y las pérdidas materiales.

Casa Alianza añadió que las agresiones contra niñas, niños y jóvenes en Guatemala afectan a todas las clases sociales, pero sobre todo a "los pobres y marginados", ya que, junto a la violencia y la inseguridad, la pobreza es otro de los grandes retos que afronta este país.

Concretamente, de los 13 millones de habitantes que tiene Guatemala, más del 60 por ciento vive en situación de pobreza, una realidad que afecta sobre todo a las comunidades indígenas. Según cifras oficiales, del año 2000 a 2004 la pobreza extrema subió del 16 al 21,5 por ciento y, de seguir así, el país no alcanzará los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Según las ONGs que operan en el país e instituciones como el PNUD y el Observatorio Fiscal del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, el principal reto tanto del Gobierno actual como del que saldrá elegido en las elecciones del 9 de septiembre es la inversión en sanidad, educación y nutrición, principalmente.