17 de mayo de 2011

Colom declara el estado de sitio en Petén por la oleada de violencia

CIUDAD DE GUATEMALA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, ha declarado el estado de sitio en el departamento de Petén (norte) por un periodo de 30 días, debido a la oleada de violencia desatada tras al hallazgo de los cadáveres decapitados de 27 campesinos, presuntamente asesinados por el cártel mexicano de Los Zetas.

"En Consejo de Ministros hemos declarado el estado de sitio en todo el departamento de Petén", ha anunciado Colom, en un discurso dirigido a la nación, recogido por la web del Gobierno.

El mandatario ha explicado que esta decisión obedece a la "falta recursos --de personal militar y policial--" con los que cuenta el Estado para combatir a las organizaciones criminales presentes en el país. Así, ha indicado que el propósito es "hacerles frente para que de veras dejen en paz a la población de Petén".

Con este objetivo, Colom ha ordenado el despliegue de la Policía Nacional y el Ejército en el departamento. En el primer operativo, los uniformados han conseguido detener a un 'zeta', aunque otros dos han fallecido y un par de agentes han resultado heridos.

El mandatario ha adelantado que este martes visitará de nuevo el departamento para seguir dirigiendo las operaciones de búsqueda de los responsables de la matanza. "Ya tenemos asegurados otros lugares para continuar con la persecución y la captura de estos delincuentes", ha señalado.

En un mensaje anterior, el presidente ha expresado su "malestar" e "indignación" por el asesinato de los campesinos, cuyos cadáveres fueron encontrados ayer en la finca Los Cocos, ubicada en el municipio de La Libertad. "Es un evento macabro, es un evento salvaje", ha subrayado.

Esta es la segunda vez que Colom declara el estado de sitio en un departamento del país en menos de seis meses. En diciembre hizo lo propio en Alta Verapaz (norte) para expulsar de su territorio a Los Zetas. En los últimos años, la presencia de los cárteles de la droga ha aumentado en Centroamérica, como consecuencia del incremento de la presión de las fuerzas de seguridad en sus países de origen.