27 de septiembre de 2007

Guatemala.- Detienen a dos polícías de un cuerpo de élite por su posible implicación en la muerte de cinco jóvenes

GUATEMALA, 27 Sep. (EP/AP) -

El jefe de la Policía guatemalteca, Julio Hernández Chávez, fue retirado de su cargo después de que dos agentes de su escolta se viesen implicados en el asesinato de cinco jóvenes con antecedentes delictivos gracias al Sistema de Posicionamiento Global (GPS) de su vehículo.

"Hemos pedido al director general de la Policía su renuncia en aras del pronto esclarecimiento de este caso", informó la ministra de Gobernación, Adela Camacho, en una conferencia de prensa. Las autoridades guatemaltecas intentan averiguar la identidad de "dos o tres" cómplices de los dos policías detenidos el martes por el asesinato de los cinco jóvenes en un a las afueras de la capital.

"Seguramente hay otros dos o tres implicados", indicó el fiscal de delitos contra la vida, Alvaro Matus. Los dos agentes capturados pertenecían al Grupo de Acción Rápida, una unidad elite de la Policía, y pertenecían a la patrulla que escoltaba a Chávez cuando se desplazaba a lugares de riesgo. Excepto un menor de 17 años, que no tenía antecedentes policiales, los otros cuatro fallecidos tenían un "amplio" historial delictivo. Uno de ellos, de 22 años, había sido detenido 25 veces.

Los familiares de los cinco jóvenes denunciaron que el viernes un grupo de al menos cuatro policías se los llevaron mientras jugaban a la pelota en una de las calles del barrio El Gallito, un conocido punto de distribución de cocaína de la capital.

Matus, comentó que "la denuncia presentada habla de cuatro agentes por lo que habría al menos otros dos policías o particulares con vestimenta policial". Los agentes fueron dado que el vehículo que figura en la denuncia y que fue ubicado en el lugar del crimen gracias al GPS instalado en todas las patrullas, esta a su nombre.

Tanto el fiscal como el jefe de la Policía expresaron su sorpresa por el hecho que los agentes, integrantes de una unidad elite y que habían sido entrenados en Estados Unidos, pudieran haber cometido el crimen. Chávez añadió que no entiende cómo podrían haberse decidido hacerlo ya que todos los coches tienen un GPS..

En febrero, gracias al uso del GPS, fue posible vincular a los siete integrantes de la unidad contra el crimen organizado de la Policía con el asesinato de tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano. La fiscalía no tiene una hipótesis sobre por qué habrían ejecutado a los cinco jóvenes.

La Embajada de Estados Unidos confirmó que los dos agentes capturados el martes participaron en un curso de entrenamiento policial financiado por el gobierno de ese país en 2004.