8 de enero de 2007

Guatemala.- EEUU podría cancelar las adopciones con Guatemala si este país no cumple las normas del Convenio de La Haya

CIUDAD DE GUATEMALA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Si Guatemala no cumple con la normativas del Convenio de la Haya para adopciones internacionales, Estados Unidos podría dejar de autorizar más adopciones de ese país, advirtió hoy la embajada estadounidense.

"A menos que cambie oportunamente el proceso, el Gobierno estadounidense no aprobará más adopciones una vez (Washington) haya ratificado el convenio en 2007", señaló la sede diplomática en un comunicado.

"Guatemala ha sido miembro del Convenio desde marzo de 2003. Guatemala no ha implementado el Convenio y su sistema de adopción actualmente no designa funciones del Convenio de la forma que éste prescribe. Después que el Convenio de Adopción de La Haya entre en vigencia para los Estados Unidos, el Gobierno de ese país no estará dispuesto a aprobar adopciones de Guatemala a menos que cambie su proceso de adopción para cumplir con los estándares de La Haya. Con esta situación los más perjudicados serían los niños guatemaltecos que necesitan ser colocados con familias permanentes. Los Estados Unidos busca evitar esta situación", señaló hoy la embajada norteamericana.

Además también se anunció que la embajadora y la secretaria de Estado adjunta del departamento de estado de Estados Unidos, Marta Harty, visitará Guatemala esta semana para entrevistarse con funcionarios locales y exponerles la situación sobre la necesidad del cumplimiento del Convenio de La Haya sobre Protección del Niño y Cooperación con Relación a la Adopción Internacional.

"El Departamento de Estado advierte que los agentes de servicios de adopción de los Estados Unidos, que ya participan o están considerando participar con adopciones internacionales entre los Estados Unidos y Guatemala, deben tomar en cuenta esta infamación al hacer decisiones si buscan una acreditación bajo el IAA (Ley de Adopción Internacional de los Estados Unidos)", señaló el comunicado.

Un total de 4.275 niños fueron adoptados por parejas estadounidenses en 2006. Algo más del uno por ciento de los niños nacidos en dicho país centroamericano fueron adoptados por parejas de Estados Unidos.

Estados Unidos tiene previsto ratificar el convenio de la Haya a mediados del 2007 por lo que al convertirse en un país adherido a ese tratado, estaría en la obligación de exigir que Guatemala cumpla con los requisitos allí estipulados.

Entre ellos está el de contar con una autoridad gubernamental que supervise las adopciones. Actualmente, en Guatemala las adopciones las tramitan notarios y particulares con participación limitada de las autoridades.

En promedio, una pareja estadounidense que desee adoptar un niño desembolsa, de media unos 18.000 dólares para pagos al notario, quien se encarga de adelantar el proceso jurídico y de migración y también de contactar con las madres que alumbrarán a los niños. El pago incluye también el contrato de nodrizas o la administración de casas cuna donde los niños permanecerán hasta ser llevados a Estados Unidos, según un estudio.

Guatemala, hoy, es el principal proveedor de niños menores de un año hacia Estados Unidos, por la rapidez en sus trámites, que duran de cinco a seis meses, mientras que en otros países como China o Rusia los trámites se demoran más de un año.

La Procuraduría General de la Nación, entidad encargada de verificar la legalidad del trámite de adopción, ha demandado por lo menos a 30 notarios por fraude con documentos para la adopción.

Por otro lado, hasta que en el citado país centroamericano se implantó la obligatoriedad de las pruebas de ADN para asegurar que era la verdadera madre quien daba a su bebé en adopción, se registraron numerosas denuncias de robo de niños en ese país.

Guatemala ratificó el Convenio de La Haya en 2003 pero un grupo de abogados guatemaltecos impugnó la ratificación y logró que fuera declarada inconstitucional por un tecnicismo jurídico. El cónsul estadounidense en Guatemala, John Lowell y otros diplomáticos del país norteamericano han asegurado que para todos los efectos, Washington considera a este país centroamericano como un miembro más del convenio.

El presidente de Guatemala, Oscar Berger, solicitó el análisis de la Corte de Constitucionalidad para determinar si es el ejecutivo o el congreso el que debe subsanar el error que dio origen a la inconstitucionalidad.