9 de enero de 2007

Guatemala.- El Gobierno de Guatemala califica el filme de Mel Gibson, 'Apocalypto', de racista con la cultura indígena

CIUDAD DE GUATEMALA, 9 Ene. (EP/AP) -

El comisionado presidencial contra el racismo de Guatemala, Ricardo Cajas, dijo que la nueva película del director australiano Mel Gibson, 'Apocalypto', es racista y contribuye a la satanización de la cultura indígena y carece de apego a la verdad histórica.

"Respetamos la emisión del pensamiento pero queremos que antes de que la película se exhiba, debe reconocerse que está basada en suposiciones que nos presentan a los mayas como un pueblo bárbaro, asesino y que sólo pudo ser salvado por la llegada de los españoles", dijo Cajas a AP.

La película trata sobre los últimos días de la civilización maya y de cómo un joven guerrero escapa de ser sacrificado por sacerdotes que esperan que las ofrendas de vidas humanas puedan revertir el inminente colapso de la cultura que floreció en el sur de México, Guatemala y Honduras entre el 600 a.C. y el 1000 d.C.

El filme, que se estrena el 9 de marzo en Guatemala, ha sido criticado por los dirigentes indígenas de este país y México debido a su alto contenido de violencia y por presentar a los mayas como un pueblo aficionado a los sacrificios humanos.

El ministro de Cultura, Alejandro Salazar, llegó personalmente a la dirección de espectáculos públicos para participar en la exhibición privada de la película a los funcionarios encargados de imponerle una calificación para proteger a los menores.

Salazar cuestionó que el filme ponga en duda la existencia de los mayas a la llegada de los españoles a finales del siglo XV. "El ministerio cuidará que no se levanten mitos sobre la extinción de los mayas o que cuestionen los adelantos que se lograron en las ciencias y las artes", explicó.

Por su parte el antropólogo e intelectual maya, Estuardo Zapeta, dijo que no sería correcto prohibir la cinta debido a que "no es un documental, es una película de ficción y como tal debe tomarse".

Sin embargo, Cajas aseguró que "es igual de pernicioso si es uno u otro género ya que la industria cinematográfica estadounidense fue usada para satanizar a los indígenas de ese país... Una película como esta nos retrocede 40 ó 50 años ya que sataniza a las culturas originarias".

Cajas también cuestionó que la cinta presente una línea argumental que defiende la colonización de culturas consideradas inferiores por parte de otras tecnológicamente superiores. "Es una analogía de la civilización occidental imponiéndose sobre otras civilizaciones", concluyó.