3 de febrero de 2016

Guatemala juzga por primera vez violaciones sexuales del Ejército en la guerra

Guatemala juzga por primera vez violaciones sexuales del Ejército en la guerra
MUJERES TRANFORMANDO EL MUNDO

CIUDAD DE GUATEMALA, 3 Feb. (Notimérica) -

Por primera vez en la historia del país y después de más de 30 años Guatemala ha comenzado a juzgar a dos exmilitares por varios casos de violaciones sexuales a mujeres que tuvieron lugar durante el conflicto armado que vivió el país entre el Ejército y la guerrilla izquierdista.

El exsubteniente Esteelmer Francisco Reyes Girón y el paramilitar Heriberto Valdez Asij, han sido procesados en un juicio que comenzó el lunes por presunto asesinato, desaparición, violaciones sexuales y esclavitud laboral de al menos 15 mujeres durante el conflicto

armado en Guatemala.

La Fiscalía recibió en 2011 una denuncia que aseguraba que durante los años 1982 y 1983 al menos 15 mujeres indígenas mayas Qeqchí fueron detenidas en el destacamento militar Sepur Zarco, en el departamento de Izabal, en el norte del país, donde fueron

esclavizadas.

Según la denuncia, impulsada por el colectivo Mujeres Transformando el Mundo como querellante adicional, las agresiones y violaciones duraron unos seis meses, un periodo durante el cual las mujeres, además de sufrir las agresiones sexuales, tuvieron que cocinar y limpiar para los soldados.

La fiscal Hilda Pineda ha indicado que Reyes Girón en su calidad de subteniente del Ejército y comandante de pelotón "autorizó y consintió que soldados del Ejército bajo su mando ejercieran violencia sexual y tratos inhumanos, crueles y denigrantes en contra de mujeres mayas Qeqchí".

La fiscal ha añadido además que las agresiones fueron repetitivas, prolongadas y utilizadas "como un arma de guerra", según ha informado el diario guatemalteco 'El Periódico'.

Por otro lado, el otro acusado, Valdez Asij, quien fue un civil con funciones de militar debe rendir cuentas por delitos contra los deberes de la humanidad en su forma de violencia sexual y desaparición forzada.

Durante el juicio, Reyes Girón se negó a hablar ante el tribunal y Valdez Asij aseguró que no era culpable de los hechos. "Yo no estoy trabajando con militares, yo trabajo en la comisión municipal, no estoy haciendo daño a nadie", explicó Valdez y agregó que estaba en la cárcel injustamente, porque era "un hombre inocente".

A la audiencia acudieron únicamente 11 de las 15 víctimas, quienes vestían sus trajes indígenas y llevaban cubiertas las cabezas y las caras para no ser vistas. En solidaridad, otras mujeres dentro de la audiencia también se cubrieron la cabeza.

Durante la audiencia, tres hombres propuestos por la Fiscalía rindieron su testimonio. Todos aseguraron que fueron reclutados a la fuerza por los militares en Sepur Zaco y que vieron como las mujeres

eran violadas, así como obligadas a cocinar y lavar la ropa de los soldados.

Dos de ellos, además, explicaron que los militares organizaron una represión en contra de las mujeres porque su comunidad se organizó para legalizar los terrenos donde vivían. "Sí, por todos era sabido que las mujeres eran violadas", dijo uno de los testigos al ser preguntado por si las indígenas eran sometidas por los militares.

Esos testimonios se unirán a los de las víctimas quienes, en anticipo de prueba, narraron las violaciones sexuales a las que fueron sometidas y las enfermedades que sufrieron en consecuencia.

Guatemala vivió una guerra que duró 36 años y que enfrentó al Ejército y a la guerrilla izquierdista. Según Naciones Unidas, 245.000 personas murieron o desaparecieron en ese período.