19 de mayo de 2008

Guatemala.-El Movimiento Pro-Justicia denuncia las violaciones de los derechos humanos que están padeciendo en Guatemala

Piden apoyo institucional internacional para que el Gobierno de Guatemala "haga justicia" y "deje de reinar la impunidad"

BILBAO, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Movimiento Pro-Justicia Nueva Linda de Guatemala junto a la Fundación Paz y Solidaridad de CC.OO. del País Vasco, denunciaron hoy las "violaciones" de los Derechos Humanos que están padeciendo en el país, dentro de la gira europea que están realizando para recabar apoyos y conseguir que el gobierno guatemalteco "haga justicia".

En rueda de prensa, la presidenta de la Fundación, Feli Piedra, explicó, junto al miembro del Comité del Desarrollo Campesino de Guatemala, Mauro Voy Garón, y Floridalma Elisabeth Reyes, que el Movimiento Pro-Justicia Nueva Linda es un grupo de familias "en resistencia" que viven desplazadas desde hace tres años a orillas de la carretera a consecuencia del desalojo que sufrieron en la finca que trabajaban, que tuvo lugar en agosto de 2004.

La presidenta de la Fundación denunció que el 5 de septiembre de 2003 fue secuestrado por parte de miembros de la seguridad de la Finca Nueva Linda, perteneciente a dueños españoles (Higinio Fenández y su hijo Carlos Vidal Fernández), su administrador y miembro del sindicato Maya Sin Tierra, Héctor Reyes.

Por ello, los trabajadores de la finca pusieron las "pertinentes" denuncias para intentar esclarecer el caso, pero como observaron que el sistema de justicia "no llevaba a cabo las investigaciones correspondientes", decidieron "tomar la finca" como medida de presión "para reclamar justicia".

"El juez encargado de estudiar el caso, en lugar de investigar el secuestro, interpuso una orden de desalojo contra los trabajadores. El 31 de agosto de 2004, se presentaron más de 1.100 efectivos de la Policía y el Ejército fuertemente armados para ejecutar el desalojo y el resultado fue de nueve trabajadores y tres policías muertos, más de 50 personas heridas y unos 30 trabajadores detenidos", denunció.

Según explicó Piedra, después de este desalojo "sangriento" surgió el Movimiento Pro Justicia Nueva Linda, un grupo de 250 familias que están viviendo a la orilla de la carretera frente a la finca exigiendo justicia, "sin ningún resultado".

"Desde que están viviendo en la cuneta del kilómetro 207 de la carretera a Champerico están recibiendo amenazas y ataques por parte del terrateniente Virgilio Casado (que se quedó como encargado de la finca después del desalojo violento), y los miembros de la seguridad de la finca ya han tiroteado a varios campesinos", destacó la presidenta de la Fundación, quien criticó que en enero de este año "les quemaron las chabolas donde viven".

Por todos estos motivos, el Movimiento Pro-Justicia Nueva Linda inició el 11 de mayo una gira por Europa, que concluirá el 13 de junio en Francia, para denunciar "las violaciones de los derechos humanos que están padeciendo" y "poder recabar apoyos" para "presionar al Gobierno de Guatemala" y "conseguir justicia".

"La impunidad que se está observando con la masacre de Nueva Linda no es un hecho puntual, sino que se está dando en otras zonas de Guatemala porque existe un alto nivel de impunidad, continuamente hay situaciones de violaciones de los Derechos Humanos de los trabajadores", concluyó.