17 de enero de 2012

Guatemala.- Pérez Molina declara el estado de calamidad en el sector salud de Guatemala por las "pésimas condiciones"

CIUDAD DE GUATEMALA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró el estado de calamidad en el sistema sanitario de esa nación centroamericana por las "pésimas condiciones" en las que se encuentran los centros de salud y por los altos índices de desnutrición y mortalidad infantil que se registran anualmente.

"Vengo aquí no a declarar emergencia nacional, sino el estado de calamidad pública del sistema de salud", informó Pérez Molina durante una visita al Hospital General San Juan de Dios, en la capital guatemalteca, uno de los más importantes de ese país.

El sistema de salud guatemalteco se encuentra en "pésimas condiciones" y muchos hospitales no tienen agua potable, electricidad ni medicamentos para primeros auxilios, lamentó el mandatario, quien durante su campaña visitó más de casi mil puestos de salud y hospitales en todo el país.

El estado de calamidad permitirá una mejor coordinación entre los ministerios de Finanzas y de Salud para agilizar la entrega de recursos; y revisar los procesos de contratación de personal y de adquisición de productos y materiales médicos, para evitar actos de corrupción.

Los presupuestos del Estado asignan para este año una partida de 455 millones de quetzales (45,9 millones de euros), monto que Pérez Molina considera "insuficiente" para atender la "crítica" realidad que vive el sistema de salud de Guatemala.

El nuevo gobierno prevé un mayor "un acercamiento con las empresas mineras", a fin de obtener más fondos para cubrir las demandas en el sector salud y de la educación, especialmente, en las regiones más empobrecidas, comentó Pérez Molina.

Esta es la segunda decisión de gran envergadura que anuncia el general retirado, que asumió el poder el pasado sábado. La primera medida la dio a conocer horas después de su investidura cuando ordenó el despliegue de militares para "neutralizar" a los grupos armados y el narcotráfico.