22 de marzo de 2007

Guatemala.- La Premio Nobel Rigoberta Menchú no acudirá a la Cumbre Indígena que se celebrará este mes en Guatemala

GUATEMALA, 22 Mar. (EP/AP) -

La Premio Nóbel de la Paz de 1992, Rigoberta Menchú afirmó hoy que no asistirá a la III Cumbre Continental de pueblos indígenas que se realizará a fin de mes en el sitio arqueológico de Iximché, en Guatemala.

"Nos avisó que no podrá estar porque tiene compromisos en México y posteriormente irá a una reunión de premios Nóbel en Estados Unidos en las mismas fechas del encuentro", declaró este jueves a AP una de los organizadores del encuentro, Juana Batzibal.

El encuentro indígena tendrá lugar del 26 al 30 de marzo y la organización prevé la participación de cerca de dos mil delegados de pueblos indígenas de todo América los cuales discutirán sobre los principales problemas que les afectan.

"Queremos instalar un consejo continental de los pueblos indígenas para que no sean aisladas nuestras luchas sino que tengamos esfuerzos conjuntos", explicó Batzibal.

Aunque la ahora candidata presidencial, Rigoberta Menchú no podrá participar, sí acudirán el presidente de Bolivia, Evo Morales; el escritor Eduardo Galeano y el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Durante la cumbre los representantes dialogarán sobre territorio y recursos naturales, autonomía y libre determinación, justicia indígena, entre otros temas, dijo la organizadora. El 30 de marzo, los indígenas realizarán una manifestación final en Ciudad de Guatemala con el objetivo de reivindicar sus derechos.

El centro arqueológico de Iximché es un lugar sagrado para los mayas de Guatemala. Esta ciudadela de la etnia kaqchiquel fue conquistada en 1524 por el capitán español Pedro de Alvarado y representa uno de los principales lugares de resistencia indígena a la invasión española.

Durante su visita a Guatemala, el presidente estadounidense George W. Bush visitó ese lugar para presenciar actividades culturales organizadas por el Gobierno. La presencia del mandatario de ese país hizo que un grupo de sacerdotes mayas de Guatemala realizara una "limpieza espiritual" en el sitio sagrado para "eliminar los malos espíritus" que éste pudiera haber dejado.